LOS REPORTEROS
LOS REPORTEROS

Lucha contra el cambio climático: el debate sobre el coche eléctrico

Europa ha puesto 2030 como fecha tope para el fin de la emisión de gases contaminantes de los vehículos. 

La apuesta es el coche eléctrico pero España está a la cola de la Unión.

Lo analizamos en en Los Reporteros.

CANAL SUR MEDIA 7 November 2021

Salvar el planeta del desastre climático es ahora o nunca y tal y como va la Cumbre del Clima de Glasgow ese objetivo parece un imposible. El tiempo apremia. Europa ha puesto 2030 como fecha tope para el fin de la emisión de gases contaminantes de los vehículos. La apuesta es el coche eléctrico. Sin embargo, los problemas de suministro de sus componentes tecnológicos, fabricados, sobre todo, en China, está retrasando un cambio tan necesario como discutido.

Si Usted es de los que está pensando en comprarse un vehículo nuevo, no tome la decisión a la ligera. Los vehículos, diésel, gasolina e híbridos, se seguirán vendiendo, pero cada vez se penalizará más su circulación por los gases contaminantes que generan. Europa ha instado a todos los países miembros a poner fin a sus nocivos efectos para el medio ambiente. Y ha puesto fecha: 2030. Ahora la apuesta decidida es el vehículo eléctrico, pero el reciente plan para introducirlo no satisface por igual a todos los sectores implicados.

El parque automovilístico de Andalucía es el más antiguo de España y el español, el más longevo de Europa. La apuesta ahora es el cambio al vehículo eléctrico. La Comisión Europea nos apremia para que nos subamos urgentemente a ese tren: el de la descarbonización del Planeta. Un plan que, como en toda moneda, tiene una cara, pero también una cruz según a quien le toque.

José María es de ese escaso 2 por ciento de la población que ha decidido dar el salto al vehículo eléctrico. Es comercial y hace una media de 60.000 kilómetros al año. Una decisión, nos cuenta, más que meditada. "Dos factores. El primero es económico, mientras más kilómetros se haga al coche más rentable es, estaríamos hablando de rentabilidad en torno a 50 mil kilómetros, yo hago entre 60 y 70 mil al año. El segundo es también un componente ecológico, del cambio, de dejar de echar gases de efecto invernadero al ambiente y de sentirme mejor a la hora de coger el coche"

Aunque reconoce que aún queda mucho camino por recorrer como "sitios específicos para poder ir y cargar con una buena potencia de carga para estar el menos de tiempo posible. Esto es un centro comercial, puedes subir, puedes ir a una tienda, estar una hora y te recarga muy bien"

El objetivo de descarbonización para 2050, marcado por el Gobierno y Europa, acarreará un cambio significativo en la movilidad. El compromiso es alcanzar los tres millones de vehículos electrificados en el año 2030. Cinco años después, la comisión ha propuesto que se paralice la fabricación de los que dependan de motores de combustión.

Noemí Navas, directora de comunicación de ANFACm asegura que "deberíamos de aspirar a tener una electrificación de la movilidad en su entorno. No podemos ser Noruega porque no somos Noruega, que son los más avanzados, pero tampoco queremos estar en el vagón de cola. Deberíamos estar un poco en el entorno de Alemania, Francia, Italia...y estamos muy por detrás. Y además la tendencia que tenemos en crecimiento de la electrificación en España es mucho más lenta que la que tienen el resto de países europeos"

Por contra, para Gerardo Pérez, presidente de FACONAUTO, "no era necesario y nosotros lo consideramos una barbaridad. Cuando los motores de gasolina y diésel, muy poco contaminantes de la actualidad, son una parte de la fabricación en Europa, anticipar ese proceso y que dentro de catorce años no se puedan vender este tipo de motores no tiene ningún sentido. Y aquí lo vamos a pasar muy mal en España porque la renta per cápita del español es más baja, no va a tener acceso a esas tecnologías y además de los 85 mil empleos que se van a perder en el sector con esta política precipitada, en España van a ser muchos de ellos"

El presidente de FATRANS, Antonio Amarilli, cree que, "en el caso de Andalucía concretamente que estamos a mil kilómetros de la frontera, siempre digo lo mismo, somos el sur del sur de Europa, hoy por hoy no hay otra alternativa que el diésel si queremos exportar lo que produce Andalucía y llegar en tiempo. Todos esos tiempos de recarga de un camión en carretera que tenga que estar una hora, hora y media o dos horas repostando energía, todo eso penalizaría a la industria andaluza en cuanto a sus exportaciones"


Para alcanzar las cero emisiones, en los próximos años, el papel de las inspecciones técnicas de vehículos será esencial. En las estaciones los inspectores serán muy celosos con los niveles de contaminación de los vehículos diésel, gasolina o híbridos. El cerco a ese tipo de automóviles, cada vez, será más estrecho.

El presidente de FACONAUTO denuncia que "este proceso de descontaminación, digamos, de descontaminación del transporte no hay ningún compromiso por parte de nadie. No hay compromiso de puntos de recarga, no hay compromiso de los ayuntamientos de compra de vehículos, no hay compromiso ni siquiera del Gobierno de la compra de esos vehículos eléctricos. Solamente hay un compromiso: matricular un número de vehículos, cero emisiones o de bajas emisiones, al año. Este compromiso es de los fabricantes pero se lo han trasladado a los concesionarios y si no los vendemos los tenemos que automatricular"

Para que el plan de electrificación salga adelante, a esos 4.300 millones de euros de subvenciones europeas, en el caso de España, se prevé otra inyección de casi 20.000 millones en los próximos tres años del sector privado. Para que sea un éxito, será necesaria la instalación de más puntos de recarga. En la actualidad son unos 11.000 diseminados por todo el país. Según un estudio reciente de los Fabricantes de vehículos y los concesionarios, de aquí a 2030 harían falta 340.000.

La situación del Planeta, el cambio climático, no soportan más esperas. El cambio de mentalidad, en lo que a transportes se refiere, se hace urgente y necesario. Hay que oxigenar de nuevo a la Tierra. Para ello hay que garantizar que todos ganamos con esta nueva reindustrialización.

ES NOTICIA