DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL SIDA
DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL SIDA

Cada año se diagnostican 3.500 nuevos casos de sida en España

Un 13% de las personas infectadas en España no saben que lo están. Los expertos piden "no bajar la guardia" y una mejora de las estrategias de prevención y de diagnóstico precoz. Aunque no es infección letal como en el pasado, carece de cura.

Además animan a perseverar en iniciativas de sensibilización e información que ayuden a acabar con el estigma que persigue a esta infección.

CANAL SUR MEDIA 1 December 2021

Cada año se diagnostican unos 3.500 nuevos casos de sida en España, por lo que los expertos llaman a "no bajar la guardia" y piden una mejora de las estrategias de prevención y de diagnóstico precoz para eliminar el VIH, que aunque no es infección letal como en el pasado, carece de cura.

Además, los expertos consideran necesario perseverar en iniciativas de sensibilización e información que ayuden a acabar con el estigma que persigue a esta infección.

El presidente de GeSIDA, José Ramón Arribas, ha alertado de que los avances conseguidos en la lucha contra el sida "pueden caer en saco roto" si no se reconoce en España la especialidad médica de Enfermedades Infecciosas.

Por ello, ha realizado un llamamiento a las administraciones para que se reconozca la especialidad, que asegure la continuidad del trabajo emprendido por numerosos expertos hace 40 años, cuando irrumpió esta pandemia.

Arribas justifica la necesidad de contar con una especialidad médica específica no sólo en previsión de las necesidades futuras que precisará la lucha contra el VIH, sino en las que ya plantea actualmente.

Según los datos oficiales más recientes, en España viven entre 130.000 y 160.000 personas infectadas por el VIH de las cuales el 13 % desconocen que lo están, y cada año se diagnostican unos 3.400 nuevos casos.

Según los últimos datos de la Estimación del Continuo de Atención del VIH en España, el 86,2 por ciento de la población española con VIH estaba diagnosticada, el 93,4 por ciento y recibían tratamiento y la supresión viral se encontraba en el 90,4 por ciento de los casos.

La mayor esperanza de vida de las personas con VIH también dibuja un escenario nuevo, recuerdan desde GeSIDA, que incide en que se prevé que para la próxima década más de la mitad de las personas infectadas por el VIH sean mayores de 50 años

DATOS EN ANDALUCÍA

Las infecciones por VIH en Andalucía descendieron más de un 8% durante el año 2020, al contabilizarse 527 nuevos casos, frente a los 573 del año anterior, lo que supone una tasa de incidencia de 6,2 casos por 100.000 habitantes.

En la evolución de los últimos años se constata un progresivo descenso del número de nuevos casos de VIH, al pasar de los 757 en 2015 a los 527 en 2020, lo que ha conllevado una bajada de la tasa de incidencia desde 9 a 6,2 casos por 100.000 habitantes en el periodo analizado.

Dicha tendencia no ha sido homogénea, siendo Málaga, Almería, Cádiz y Granada las provincias que más ha descendido la tasa de incidencia.

Del total de las nuevas infecciones, el 86% se produjo en hombres y la categoría de transmisión más frecuente fue la de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (52%), seguida de la heterosexual (22%) y de las personas que se inyectan drogas por vía intravenosa (2%).

Un 29% de las nuevas infecciones se diagnosticaron en jóvenes menores de 30 años, dos puntos menos respecto a 2019 que era del 31%, aunque desde el Plan Andaluz frente al VIH/Sida y otras ITS se insiste en la necesidad de continuar avanzando en materia de prevención, especialmente entre la población joven.

El 53,9% de las nuevas infecciones por el VIH de 2020 cumplieron la definición de diagnóstico tardío, un porcentaje similar al de España (47,6%, datos de 2019).

En 2020 se notificaron en Andalucía 54 casos de sida, lo cual supone una tasa de incidencia de 0,64 casos por 100.000 habitantes, frente a su pico máximo en 1994, donde la tasa era 16,96 casos por 100.000 habitantes.

Tal y como subrayan los responsables del Plan, el retraso diagnóstico es un serio problema, ya que al no acceder al tratamiento antirretroviral estas personas presentan una mayor incidencia de enfermedades, con lo que su mortalidad es superior a la de las que disponen de él de forma más temprana.

Además, los diagnósticos tardíos tienen influencia directa con la transmisión del VIH, ya que las personas que desconocen estar infectadas (un 13% de las personas infectadas en España no saben que lo están), al tomar menos precauciones y no tener controlada la infección, transmiten el virus con mayor facilidad.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) está implantando un protocolo de detección precoz de pacientes con sospecha de VIH en las áreas de urgencias de los centros hospitalarios, con el objetivo de acelerar el diagnóstico y que las personas con infección por VIH accedan al tratamiento antirretroviral lo antes posible

"EL SIDA, OTRA PANDEMIA"

Naciones Unidas ha advertido con motivo del Día Internacional Contra el Sida que la lucha contra esta enfermedad, que también "es una pandemia", no debe olvidarse durante la actual emergencia sanitaria por la covid-19.

"Corremos el riesgo de desandar todo lo andado para acabar con la pandemia de sida, ya que toda la atención se ha desviado a la covid-19", lamentó en su informe anual el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA).

El documento indica que en 2020, el primer año de la pandemia de covid--19, hubo un número ligeramente menor de contagios con el virus VIH (1,5 millones, frente a los 1,7 millones de 2019), mientras que las muertes relacionadas con el sida bajaron de 690.000 a 680.000.

Sin embargo, esta enfermedad con la que convive la humanidad desde hace cuatro décadas "no se tomó un descanso durante la covid-19", aseguró el informe, en el que se afirma que "todavía se puede poner fin al sida para el año 2030, pero solo si actuamos valientemente y juntos para hacer frente a las desigualdades".

La formación de personal sanitario para la lucha contra el VIH/sida, y un mejor acceso a medicamentos, vacunas y diagnósticos asequibles, siguen siendo cruciales para ello, destacó el informe.

Éste también lamenta los errores cometidos a nivel global en la lucha contra la covid-19 (desigualdad en la distribución de vacunas, falta de preparación inicial, etc) y advierte que en ésta y futuras pandemias se corre el riesgo de repetir muchos de los fallos que también han impedido acabar con el sida.

La organización de Naciones Unidas se había fijado de lograr en 2020 el objetivo "90-90-90", consistente en conseguir ese porcentaje en seropositivos que saben que son portadores del VIH, en personas con tratamiento antirretroviral y en pacientes que tras ser tratados han conseguido la supresión de su carga viral.

Ése objetivo no se logró pero las cifras estuvieron muy cerca, destacó ONUSIDA, que indicó que un 84 % de los seropositivos conocen su estatus, un 87 % tienen acceso a retrovirales y un 90 % de estos últimos han conseguido la mencionada supresión viral.

CAMPAÑA VIVE EN POSITIVO

El Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha la campaña 'Vive en Positivo' con el objetivo de promover entre la población general el respeto hacia las personas con infección por el VIH, sensibilizando e informando sobre el derecho a la igualdad de oportunidades que evitan situaciones de discriminación.

"El estigma y la discriminación hacia las personas con el VIH constituyen una vulneración de derechos y persiste como barrera para acceder a servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento, empeorando la calidad de vida y la salud de las personas afectadas", señala.

Los avances en los tratamientos y en la atención sanitaria han mejorado la esperanza y la calidad de vida de las personas con el VIH convirtiendo la infección en una enfermedad de evolución crónica. Sin embargo, añade, "siguen experimentando un trato discriminatorio", desde de forma directa, de forma indirecta y/o por asociación.

El estigma y la discriminación no sólo la sufren las personas con el VIH, sino también afecta a sus familiares y personas allegadas. Además, en muchos casos, la infección por el VIH se superpone a otras situaciones preexistentes de grave exclusión social.

Sanidad recuerda que las desigualdades sociales tienen un claro efecto en la vulnerabilidad frente a la infección, en el pronóstico y evolución de la infección, y en el impacto de la discriminación asociada al VIH que es todavía mayor en estas personas.

Por ello, señalan que una respuesta adecuada a la discriminación debería ir de la mano de las estrategias dirigidas a reducir las desigualdades sociales y a eliminar la exclusión social.

La campaña está enmarcada en el Pacto Social por la no discriminación y la igualdad de trato asociada al VIH, impulsado desde el Ministerio de Sanidad en noviembre de 2018, con el objetivo de eliminar el estigma y la discriminación asociados al VIH y al sida, garantizando la igualdad de trato y de oportunidades, la no discriminación, el respeto de los derechos humanos y la diversidad de las personas afectadas

El Pacto Social abarca todos los ámbitos de la vida, tanto públicos como privados, a través de la promoción de políticas, estrategias y líneas de actuación.

ES NOTICIA