Almería
Almería

Cubos contra la desecación de las Salinas del Cabo de Gata

El hundimiento del túnel que proveía de agua al humedal está hundido desde esta primavera.

La "situación es grave” y pone en riesgo a más de 40 especies de aves, según los ecologistas que han organizado esta protesta.

CANAL SUR MEDIA 10 July 2022

Las Salinas del Cabo de Gata han perdido la lámina de agua que permitía que distintas especies, como los llamativos flamencos fotografiados cada año por los turistas, pasasen parte de su migración en este punto de la provincia almeriense, algo que ha llevado este sábado a decenas de personas a recoger agua de mar a cubos para depositarla en una de estas charcas.

Se trata de un acto “simbólico”, tal y como relata a EFE el ecologista Manuel Pérez Sola, miembro de grupos como Greenpeace, Ecologistas en Acción o el Grupo Ecologista Mediterráneo (GEM), quien asegura que los vecinos del Cabo de Gata están “indignados” por la situación en la que se encuentran las Salinas.

Se han secado prácticamente, casi totalmente. Este proceso lo conoce desde mayo la administración”, afirma, señalando que la desecación se debe, irónicamente, a las lluvias de la pasada primavera, que provocaron el hundimiento del túnel que permite la llegada del agua marina a estas charcas de las que se extrae la sal.

Al no entrar el agua, han ido secándose poco a poco. Hasta la fecha, ni la Unión Salinera (empresa que explota las salinas) ni la administración han hecho nada, sabiendo que el problema estaba ahí y que, si no se alimentaban de agua, iba a pasar lo que ha pasado”, apostilla.

Asevera que la “situación es grave” y que las más de 40 especies de aves que hacen habitualmente de éste su hogar durante su migración, “se han reubicado en otros humedales porque no tienen lámina de agua”.

Relata cómo este mismo viernes por la noche, cuando se llevó a cabo una sentada de protesta “espontánea” en el mirado ubicado a la entrada de la barriada de San Miguel de Cabo de Gata, los presentes pudieron avistar una bandada de unos 40 flamencos que “llegaba y se daba la vuelta”.

Reconoce que llenar las Salinas con agua de mar trasladada en cubos “parece una utopía”, pero cree que se trata de algo simbólico con lo que demostrar que “los seres humanos, a lo largo de la historia, han tenido mucha resiliencia” y que la administración entienda que “no hay razones para no actuar de inmediato”.

“Todavía se puede actuar. No sólo se trata de llenar las charcas, sino de que el circuito funcione. La empresa (Unión Salinera) presentó hace dos años un proyecto a la Junta para crear un emisario que permitiera que el ciclo del agua entrara y saliera aunque las salinas no se estuvieran explotando. No sabemos por qué la Junta no dio el visto bueno. Seguramente porque la empresa quería que fuera la Junta la que pagara”, relata.

Una medida así, incide, permitiría que entrasen microorganismos y camarones como los que alimentan a los flamencos, apunta. Pero, lamenta, “la compañía dice que esto no es rentable, ya que tienen otras explotaciones y quieren quitarse este problema de encima”.

Mantiene también que el Gobierno andaluz sólo se “ha activado un poco” desde que los grupos ecologistas trasladaron lo que pasaba en la Junta Rectora del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, y “especialmente” desde que ‘Amigos del Parque’ denunció la misma ante la Fiscalía.

Recuerda que la Junta ha dado un “ultimátum” a Unión Salinera para que antes del lunes plantee una solución de emergencia. “La Junta dice que solucionar esto es muy costoso y que tienen que venir empresas de fuera. Cuando tenemos un gasoducto que llega a la costa atravesando 200 kilómetros bajo el mar, 400 metros (de tubería) no parecen gran cosa”, recalca.

Y es que estos vecinos que marchan con cubos de agua lo tienen claro, no se puede permitir la desaparición de una de las imágenes más icónicas del parque natural y que el humedal se pierda.

Por ello, ya han preparado para este domingo una nueva acción que se desarrollará a partir de la una de la tarde, cuando intentarán que todos los bañistas “salgan a la carretera” formando una cadena humana desde San Miguel de Cabo de Gata a la Fabriquilla.

ES NOTICIA