MEMORIA DEMOCRÁTICA
MEMORIA DEMOCRÁTICA

Tras la pista de Los Coloraos en el cementerio de San José de Almería

Un equipo de forenses intenta determinar si los restos exhumados en este camposanto corresponden a los 22 liberales constitucionalistas asesinados en 1824, también conocidos como los Mártires de la Libertad.

En 1943, en plena dictadura, fue demolido el monumento bajo el que estaban enterrados y se perdió el rastro de este grupo de represaliados. 

CANAL SUR MEDIA 16 April 2024

 ¿Reposan en el cementerio San José y Santa Adela de Almería los restos de “Los Coloraos”, los también llamados "Mártires de la Libertad de Almería"? Eso es lo que intenta determinar un equipo forense que investiga si fueron enterrados en un nicho de este camposanto los 22 liberales constitucionalistas muertos en 1824.

El secretario de Estado para la Memoria Democrática, Fernando Martínez, que ha asistido este lunes a la exhumación de los restos a cargo de un grupo de forenses -ha dicho- de “primera magnitud” liderado por Francisco Echeverría, Elisa Cabrerizo y Lourdes Herrasti que tratan de verificar si se trata de ese grupo asesinado por intentar restaurar el sistema inspirado en la Constitución de 1812.

En 1943 fue demolido el monumento de los Mártires de la Libertad con motivo de la visita del general Franco a Almería”, ha recordado Martínez. Un monumento bajo el que habían sido enterrados “Los Coloraos”, cuyo rastro se había perdido.

En la actualidad, un nuevo monumento a los Mártires de la Libertad, conocido popularmente como el “Pingurucho” en la ciudad de Almería, se encuentra ubicado en la Plaza Vieja, y preside este espacio abierto rodeado por las casas consistoriales de la capital. Pero, sin los restos de los represaliados, parecía incompleto.

Una investigación de Carmen Ravassa, presidenta de la Asociación del Bicentenario del Monumento Los Coloraos, dio con la posible pista de estos cuerpos en un “nicho concreto” del cementerio de San José y Santa Adela.

Martínez ha apuntado que al coincidir con el bicentenario de su muerte era el momento “para proceder a la verificación de si estos restos pertenecen a los Mártires de la Libertad”, con un equipo que también está interviniendo en el Valle de Cuelgamuros.

“Todo apunta, a partir del análisis que se ha realizado, que es positivo y que posiblemente puedan ser los restos”, ha celebrado el secretario de Estado.

Por su parte, Francisco Echevarría, ha concretado que la labor de su equipo de expertos ha consistido en la inspección y exhumación de los restos, y ha corroborado que “todo apunta” que los cadáveres del nicho son los de Los Coloraos.

“Creemos que ha merecido la pena la tarea, y ha sido a su vez muy emocionante acercarnos a esas personas que también fueron tratadas de forma tan injusta. Hemos visto que en el interior del nicho hay un féretro metálico pintado de negro de zinc y que corresponde a los féretros que se usaban precisamente a mitad del siglo XX. Y en el interior hemos visto los restos muy fragmentados, muy triturados en esquirlas de lo que pueden ser unas 20 personas”, ha precisado.

A pesar de esta fragmentación, el equipo considera que se trata de varones adultos, aunque también se han tomado muestras para poder realizar una datación mediante el Carbono 14, que permita afianzar las primeras conclusiones.

“En este momento la convicción que tenemos los que hemos intervenido es que sí son ellos; que fueron fragmentados con el objetivo de reducirlos a una caja que posibilitara en su momento introducirla en lo que fue el monumento y que en esa misma caja, o una equivalente se trajo a este nicho”, ha explicado.

Carmen Ravassa ha relatado cómo cuando escribió su libro ‘El Colorao no es rojo’ le faltó el “final”, concretar la ubicación de los restos. Afortunadamente, su trabajo le permitió encontrar una inscripción a nombre de los Mártires de la Libertad en el cementerio, lo que la llevó a un nicho sellado con cemento, pero sin nombre y fecha.

Ahora la intención es, de la mano del Ayuntamiento de Almería, que ha colaborado en estos trabajos, devolver a Los Coloraos a su lugar bajo su monumento

La historia de Los Coloraos se remonta a la conocida como la década ominosa, entre 1823 y 1833, durante el final del reinado de Fernando VII, tras la supresión de la Constitución de Cádiz de 1812 y la persecución de los liberales. Fueron estos últimos, refugiados en Gibraltar, los que realizaron desembarcos en el litoral andaluz. Lo hicieron en Almería el 13 de agosto unos 50 hombres. Vestían de rojo y se les unieron voluntarios hasta forma una expedición de 200 personas. Fueron derrotados por los partidarios del rey. El monumento que se encuentra en la Plaza de la Constitución de Almería recuerda este hecho y el fusilamiento de los rebeldes.

 

ES NOTICIA