los reporteros
los reporteros

Las tunas resisten a pesar de su decadencia

Sus efectivos van a la baja desde hace décadas.

Pero hay variantes que permiten su supervivencia.

Los conocemos en Los Reporteros.

CANAL SUR MEDIA 11 December 2022

Nos quedamos en esta semana con dos festivos, el Día de la Constitución y el de la Inmaculada. La víspera de esta última festividad es en ciudades como Sevilla, un día grande para las Tunas. Los tunos, y tunas... llenan las calles con el colorido de sus tradicionales vestimentas y la alegría de sus canciones. Estas organizaciones musicales vinculadas a la vida universitaria cuentan con una Historia que se remonta a la Edad Media. En Los Reporteros les invitamos a conocerlos mejor y a disfrutar de sus voces.

Las tunas celebraron el miércoles noche en Sevilla su día grande: la Inmaculada, festividad que en los últimos años se ha convertido en mejor escaparate de lo que en tiempos fue todo un referente y casi institución de la sociedad española, y que, a decir de una buena parte de sus integrantes, pasa por décadas de incomprensión y efectivos a la baja.

Conocemos a Antonio que vive de un oficio en extinción y casi único: sastre a medida de tuno; una estirpe, la de la estudiantina, con ocho siglos de raigambre pero que transita por un periodo de opacidad y cierto ostracismo, motivado en gran medida por las escasas incorporaciones.

Instrumentos y vestimenta del tuno, su capa, calzones, jubón… no dejan de ser evolución de la de aquellos primitivos estudiantes sin recursos que, en paralelo con las primeras universidades, aprovecharon la tradición del hospedaje en monasterios para vivir de sus musicalidades.

Tuno deriva de tunar, que significa vida errante; otros lo relacionan con el atún y su migración y captura. Hay quien también lo alinea con la palabra tunante, referida a estudiantes que no dejaban dormir… Seguro es que a partir del siglo XVI pierde sus connotaciones mendicantes, recogidas ya por Alfonso X el Sabio, gracias a las viviendas benéficas de la Instrucción de Bachilleres que les permitió dejar de depender de sus habilidades para comer. Tres siglos después, tras abolírseles el traje talar, surgen ya las primeras estudiantinas como hoy las conocemos.

En las antípodas de cualquier necesidad y corrección política hoy hombres de ley, como este notario, que fue de los que con menor edad se ganó plaza en España, refrenda la validez y persistencia de valores en la tuna.

Un vistazo a los ensayos de las tunas constata que, si bien el número de componentes e incluso la incorporación de la mujer no resulta ninguna novedad con respecto a los registros del siglo pasado, su ampliación instrumental y asunción de temáticas locales y foráneas son toda una realidad.

Fenómeno vivificante o que cuanto menos compensa las escasas incorporaciones son las ya aludidas cuarentunas, tunos de muy dispares estudiantinas y que, reacios a abandonar su juvenil querencia, se reagrupan y parecen propender a evidenciar aquel viejo dicho de murieron con las botas puestas.

Nos decía Saint Exupery que fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante… Tal vez hubiéramos de preguntarnos, si desaparece la tuna, por el futuro y transmisión de algunos de los instrumentos más antiguos y populares españoles: caso de la bandurria y el laud… ¿por cierto sabían que Andalucía es de las pocas que no alberga su enseñanza oficial en Conservatorio?

ES NOTICIA