los reporteros
los reporteros

Las nuevas drogas y su poder de adicción, en Los Reporteros

Casi un millar de personas muere cada año por culpa de las drogas, que están recuperando su glamour entre los más jóvenes.

En Los Reporteros conocemos a adictos y los programas de desintoxicación que existen en Andalucía. 

CANAL SUR MEDIA 11 December 2022

La droga estaría detrás de la muerte de casi un millar de personas al año en España. En los últimos meses, alguna de estas muertes en Andalucía podría estar relacionada con la venta de droga adulterada o especialmente peligrosa. En Los Reporteros nos asomamos a los riesgos que plantean las nuevas sustancias y los nuevos hábitos de consumo, sobre todo, entre la gente joven. Y también nos preguntamos qué elementos, biológicos o sociales, nos hacen más propensos a ser adictos.

Conocemos a la familia de Francisco Morato. Tenía 28 años y amaneció muerto en Pruna, su pueblo, el pasado 31 de agosto. Tres días antes, había fallecido otro vecino del pueblo, Manuel, de 35 años. Y un tercer joven se salvó porque acudió al hospital. Detrás, el consumo de una mezcla de cocaína y heroína a la que se conoce como rebujao o rebujito aunque las autopsias tendrán la última palabra. Hay abierta una investigación y una denuncia a quienes les vendieron la droga.

En este pueblo de la Sierra Sur de Sevilla de 2.700 habitantes, el quinto con menor renta de toda España, todos se conocen y han unido fuerzas para decir basta ya a la venta de droga.

Según el último informe del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, en 2019, fallecieron en España 920 personas por el consumo de drogas. Ya no es una epidemia como en los 80 y los 90 cuando era, además, la segunda preocupación social después del terrorismo. Pero su consumo y venta continúa siendo un negocio muy rentable que puede poner en peligro la vida.

Recorremos con Claudio Vidal, director programa Energy Control, Sociedad Bienestar y Desarrollo, una de las zonas de ocio nocturno de Andalucía. Lleva muchos años trabajando, a través del programa Energy Control, con personas que consumen sustancias para evitar que éstas corran riesgos. Les ofrecen información, la posibilidad de analizar lo que van a consumir y, si detectan alguna nueva sustancia no fiscalizada, desconocida, pueden emitir una alerta a los consumidores. La Sociedad Bienestar y Desarrollo trabaja en colaboración con la Junta, el gobierno central y el sistema de alerta por drogas europeo. Están encontrando adulteraciones con nuevas sustancias psicoactivas, sobre todo, lo que se llaman catinovas sintéticas que son sustancias estimulantes que proceden de la manipulación de una molécula, la catinona y que tiene efectos muy parecidos al éxtasis. El problema de estas sustancias de una reciente aparición es que no tenemos información sobre los efectos que producen.

Aunque lo más frecuente es otro tipo de consumo. El de alcohol y cannabis que ya lo conocemos desde hace tiempo y quizás son los dos tipos de consumos más extendidos, y luego también encontramos el consumo de estimulantes, tipo cocaína, anfetamina, éxtasis… la mal llamada cocaína rosa que ni es cocaína si no que se trata de ketamina mezclada con éxtasis. Ese consumo sí se ha mantenido en el tiempo y una extensión a una velocidad también mayor quizás que la que hemos visto con otras sustancias. También impulsada por los medios de comunicación que la vinculan a una élite, a un cierto glamour, está despertando mucho atractivo. según Vidal. 

Una de las últimas operaciones internacionales contra el tráfico de drogas, a finales de noviembre, sirvió para desmantelar el denominado super cártel europeo de la cocaína, con ramificaciones en la Costa del Sol. Hubo 49 detenidos, 13 de ellos en España. Estaban dirigidos desde Dubai por los llamados señores de la droga y fueron intervenidas treinta toneladas de cocaína. No todas las operaciones contra el narcotráfico son tan espectaculares pero sí pueden darnos una idea de cómo se las ingenian los narcos para introducir las sustancias. En mayo, en la provincia de Málaga, la Policía Nacional intervino 11 kilos de ositos gominolas impregnados de un potente alucinógeno conocido como La bomba.

Total Marta Cáceres, subdirectora área drogodependencia e inclusión Junta de Andalucía10.51.16 Yo siempre digo que en materia de adicciones hemos pasado de un estado de alarma social que tuvo lugar en los años 80 y 90 provocado por el consumo de heroína que provocó un fuerte rechazo social por su fuerte vinculación con la delincuencia a una situación actual en la que se ha relajado o normalizado el consumo de sustancias, sobre todo, en la población joven que, hoy en día, tienen muy escasa percepción del riesgo que están corriendo con el consumo de sustancias

Total Mari Ángeles Fernández, directora general Proyecto Hombre Sevilla
00.19.37 el perfil era eso, una persona consumidora de heroína, con un deterioro físico muy importante con un elevado índice de exclusión social y de extigmatización social… de esos inicios a la situación en la que estamos hoy, el cambio ha sido brutal. Para bien y para mal. Para bien, el hecho de que se haya ido normalizando el tema de adicciones ha facilitado que no haya tanto problema de exclusión social y de rechazo de la sociedad a ese tipo de problemas pero por otro lado tiene la parte negativa de que se ha relativizado demasiado 00.20.32

Hablamos con Carlos, nombre ficticio para respetar su identidad, tiene 23 años y llevaba seis consumiendo cannabis a diario cuando ingresó en Proyecto Joven, un programa de la asociación Proyecto Hombre para prevenir e intervenir en el consumo incipiente de jóvenes entre 14 y 22 años. Ha estado 18 meses en tratamiento hasta recibir el alta. En 2021, 605 jóvenes ingresaron para tratar su adicción, principalmente al cannabis, en centros de la red pública andaluza.

Para quien este sumergido en la oscuridad de una adicción, Andalucía cuenta para ayudarles con 171 centros pertenecientes a la red pública que son un servicio gratuito y universal. Otros 66 centros son de gestión indirecta, a través de asociaciones. Actualmente, hay 56.000 personas en tratamiento por adicciones. El 80% son hombres. La adicción a la cocaína es la primera causa de admisión a tratamiento en Andalucía seguida del alcohol, el cannabis y la heroína.

ES NOTICIA