LOS REPORTEROS
LOS REPORTEROS

La última partida de las casas de apuestas

Sólo uno de cada tres jugadores decide someterse a terapia

El gobierno prepara una ley para regular la publicidad de las casas de apuestas

La norma prohibirá la participación de famosos en los anuncios

El juego on line ha crecido un 60% con la pandemia

CANAL SUR MEDIA 24 October 2020

Sergio tiene 23 años, y a pesar de su juventud, ya conoce la sensación de saltar al vacío. Alejandro tiene la misma edad que Sergio y está punto de salir del atolladero. Son jugadores en rehabilitación. Los dos apostaron fuerte, y los dos perdieron. No solo pasta. Alejandro y Sergio eran adolescentes cuando se hicieron adictos a una sustancia invisible: el juego. Los Reporteros ha hablado con ellos.

Sergio y Alejandro no son casos aislados. Por esta la asociación AMALAJER de Málaga han pasado más de 400 personas adictas al juego, en su mayoría hombres jóvenes de entre 25 y 35 años. Aquí nos cuentan que solo uno de cada tres jugadores decide someterse a terapia.

ANUNCIOS SOLO DE MADRUGADA Y SIN FAMOSOS

La sicóloga Raquel Castro afirma que los tratamientos dan su fruto aunque advierte de que los pacientes se enfrentan a múltiples factores de riesgo. Y la publicidad es uno de ellos.

El real decreto que pronto aprobará el Gobierno persigue acabar con la avalancha publicitaria que inunda los medios de comunicación y las redes sociales. Cuando la norma entré en vigor, los anuncios sólo podrán emitirse de madrugada.

Los personajes públicos quedan vetados y el mensaje publicitario no podrá vincular el juego con el triunfo personal ni tampoco transmitir la idea de que apostar es la solución a los problemas económicos. Los bonos de bienvenida, el principal reclamo de las casas de apuestas, serán eliminados.

La pandemia lo cambió todo. En España hay tres mil quinientas casas de apuestas y todas, sin excepción, cerraron sus puertas tras decretarse el estado de alarma, lo que provocó un éxodo de jugadores a internet. Los operadores intuyeron el cambio de ciclo y multiplicaron los anuncios publicitarios. El juego on line creció un sesenta por ciento en las tres primeras semanas de confinamiento. Y eso que ni siquiera había fútbol.

Es evidente que hoy circula más dinero en apuestas y sorteos on line del que se movía por internet antes de la llegada del coronavirus. Sin embargo, y según los datos que maneja en Madrid la dirección del ordenación del juego, la apuesta media semanal no supera los cuatro euros. Pero el problema según la Dirección General de Ordenación del Juego está en el aumento del número de jugadores que apuesta grandes cantidades y la publicidad, dicen, va dirigida a ellos.

La patronal lo niega. El Consejo empresarial del juego, que aglutina a las compañías más importantes del sector en España, afirma que el porcentaje de jugadores con problemas de adicción es mínimo, y acusan al gobierno de intentar estigmatizar un negocio legal que genera empleos a pesar de la crisis y el coronavirus.

El segundo aspecto que enfrenta a Gobierno y empresarios del juego es que Loterías y apuestas del del estado y los sorteos de la ONCE quedan al margen del decreto y, por consiguiente, podrán seguir emitiendo sus anuncios en cualquier tramo horario.

Sea como fuere, será el negocio futbolístico el que deberá encajar el golpe más severo. Todos los clubes de primera, salvo la Real Sociedad, mantienen acuerdos comerciales con una o varias casas de apuestas y siete equipos lucen su publicidad en las camisetas. Y no es un negocio cualquiera. La patronal del fútbol factura cada temporada mil millones de euros por publicidad y patrocinios, lo que representa el 25% de sus ingresos.

ES NOTICIA