encuentro en rabat
encuentro en rabat

España y Marruecos acuerdan la reapertura gradual de fronteras

Pedro Sánchez y Mohamed VI verificaron así la puesta en marcha de una nueva relación bilateral, y pactaron celebrar una cumbre antes de final de año.

Se reanudaran "de manera inmediata" las conexiones marítimas y la preparación de la Operación Paso del Estrecho.

El Gobierno español anunció la reapertura de la aduana comercial de Melilla y la instalación de otra en Ceuta por vez primera

La trascendencia de la reunión de Rabat se quiso escenificar también en la invitación de Mohamed VI a Sánchez para participar en el "iftar" (la comida de ruptura del ayuno por el ramadán) de este jueves.

CANAL SUR MEDIA 8 April 2022

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el rey de Marruecos, Mohamed VI, acordaron anoche en Rabat la reapertura gradual de las fronteras entre ambos países. El Gobierno español anunció la reapertura de la aduana comercial de Melilla y la instalación de otra en Ceuta por vez primera. Ambos mandatarios, el presidente español y el rey marroquí, verificaron así la puesta en marcha de una nueva relación bilateral, y pactaron celebrar una cumbre antes de final de año. Todo, tras el histórico cambio de postura sobre el Sáhara decidido por Sánchez.

En rueda de prensa tras su encuentro con el monarca alauí, Sánchez consideró que la jornada de este jueves fue importante para los dos países porque inician una nueva etapa en sus relaciones fundamentadas en "una comunicación permanente, la transparencia y el respeto mutuo y el de los acuerdos firmados". La hoja de ruta que pactó con Mohamed VI fue calificada de "duradera y ambiciosa" y afirmó que España y Marruecos están ante un momento histórico y dispuestos a colaborar en beneficio mutuo.

Explicó que se va a proceder de forma "progresiva y ordenada" a la reapertura de los pasos fronterizos para garantizar un flujo de personas con seguridad y de acuerdo a los requisitos sanitarios y necesarios. Las mercancías, según explicó, también van a circular con normalidad en régimen de expedición comercial a través de los respectivos puestos aduaneros. Fuentes diplomáticas resaltaron la trascendencia del acuerdo relativo a la instalación de esos puestos aduaneros en Ceuta y Melilla y su reconocimiento por parte de Marruecos. Este país no había aceptado hasta ahora un puesto aduanero en Ceuta aunque sí lo había permitido en Melilla hasta que se cerró en 2018.

No hay una fecha prevista para la reapertura ya que insisten en que el grupo de trabajo que se creará al efecto debe analizar la situación y evitar que pueda haber situaciones de caos o falta de control policial. Además, se pretende que se acabe con el trabajo indigno al que se veían sometidas las denominadas porteadoras.

CONEXIONES MARÍTIMAS INMEDIATAS
Sánchez explicó que la normalización de la circulación de bienes y mercancías va a permitir también la reanudación de las conexiones marítimas (de forma "inmediata" según la declaración conjunta firmada por los dos países) y la preparación de la Operación Paso del Estrecho.

De la misma forma, el presidente del Gobierno destacó que se haya acordado la puesta en marcha de grupos de trabajo para la concertación en todos los asuntos de interés común, como es el caso del relativo a la inmigración ya existente.

El cometido de estos grupos de trabajo que van a empezar a reunirse en breve culminará en una Reunión de Alto Nivel que está pendiente desde que se suspendiera la prevista para diciembre de 2020 y que se ha pactado que se convoque para antes de final de año.

"Iniciamos por tanto una nueva andadura en nuestra larga historia compartida que debe permitirnos afrontar con seguridad los retos y las múltiples oportunidades para el futuro de esta estrecha colaboración, un auténtico partenariado para el siglo XXI", añadió.

Preguntado por el hecho de que la declaración conjunta no aluda a la integridad territorial de los dos países, Sánchez señaló que la española "está fuera de toda duda" y que lo que se hace es gestionar el fenómeno fronterizo en Ceuta y Melilla de manera concertada y sin actos unilaterales.

EL SIMBOLISMO DEL "IFTAR"

La trascendencia de la reunión de Rabat se quiso escenificar también en la invitación de Mohamed VI a Sánchez para participar en el "iftar" (la comida de ruptura del ayuno por el ramadán) de este jueves.

Una celebración en la que estuvieron presentes el hijo del monarca, el príncipe heredero Muley El Hasán; el hermano menor del rey, Muley Rachid; el presidente del Gobierno marroquí, Aziz Ajanuch; el consejero del rey Ali Himma, hombre de confianza del monarca, y el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita.

En torno a la mesa se sentaron también por parte española el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y el embajador de España en Rabat, Ricardo Díaz-Hochleitner.

Previamente, en la reunión que presidieron Sánchez y el rey, de unos tres cuartos de hora y que se desarrolló en español y francés, el jefe del Ejecutivo trasladó al monarca alauí un saludo de Felipe VI y sus deseos de paz y felicidad.

ES NOTICIA