caso tándem
caso tándem

Villarejo sale de la cárcel: "Las cloacas no generan mierda, la limpian"

La puesta en libertad del comisario cordobés se produce ante la imposibilidad de poder juzgarle antes de noviembre, cuando se cumple el límite máximo de 4 años desde de prisión preventiva.

Este jueves está citado en la Audiencia Nacional "Verán ustedes que será muy interesante lo que voy a declarar".

CANAL SUR MEDIA 4 March 2021

El excomisario José Villarejo (natural de El Carpio, Córdoba), investigado por la Audiencia Nacional en el caso Tándem, ha salido de la cárcel madrileña de Estremera, en la que permanecía en prisión provisional desde noviembre de 2017, con la advertencia de que ahora va a poder hablar para defenderse. "Es la única razón por la que me han tenido preso, para que no hablara", ha manifestado Villarejo a los periodistas nada más salir de prisión con un parche en el ojo izquierdo, debido a los problemas médicos que sufrió hace unas semanas, una boina y una mascarilla con la bandera de España estampada.

El juez Manuel García Castellón, a petición de la Fiscalía, ha acordado este miércoles su puesta en libertad ante la imposibilidad de poder juzgarle antes de noviembre, cuando cumple el límite máximo de 4 años desde que se decretó su prisión preventiva tras su detención en la Operación Tándem.

El magistrado, como el fiscal, advierte de que aún existe riesgo de fuga, de ahí que le haya impuesto estrictas medidas cautelares: comparecencias diarias en el juzgado más próximo a su domicilio, prohibición de salida de territorio nacional y retirada de pasaporte, "con requerimiento expreso de prohibición de obtener uno nuevo", y la obligación de comunicar cualquier cambio de domicilio.

Villarejo, por contra, ha dejado claro que no piensa huir, sino que va a declarar en la treintena de piezas en las que se le investiga. Sin ir más lejos, mañana, cuando está citado en la Audiencia Nacional por dos de ellas y piensa contar "cosas muy interesantes".

"Lo único que quiero es defenderme", ha asegurado Villarejo, que ha vuelto a atribuir al exjefe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán, su estancia en prisión, un tiempo, ha dicho en tono irónico, "de meditación" para "pensar sobre el bien y el mal". "Soy comisario de Policía y he tenido el honor de trabajar para mi país, y digo lo de siempre: las cloacas no generan mierda, la limpian", ha añadido.

Preguntado por la situación del rey emérito, ha dicho que le parece "injusto" todo lo que le está ocurriendo, aunque no ha querido "entrar en ese tema", y ha afirmado que él seguirá confiando en la Justicia. "Me lo han robado todo, pero no me pueden robar que siga creyendo en la justicia porque entonces mi vida no habría tenido sentido", ha zanjado. 

ESTE JUEVES, DECLARACIÓN ANTE EL JUEZ
Un día después de quedar en libertad tras más de tres años en prisión preventiva, el excomisario José Villarejo acude este jueves a la Audiencia Nacional para declarar por varias piezas en las que está investigado dentro del caso Tándem. "Sí, por supuesto, voy a declarar", anunció ayer por la tarde ante los medios: "Verán ustedes que será muy interesante lo que voy a declarar".

Será la primera vez que Villarejo comparezca en libertad ante el juez que le investiga en más de una treintena de piezas y que ayer acordó excarcelarle, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, ante la imposibilidad de poder juzgarle antes de noviembre, cuando cumple el límite máximo de 4 años desde que se decretó su prisión preventiva.

En un principio estaba previsto que la declaración se produjese por videoconferencia desde la cárcel, pero, tras su excarcelación, Villarejo acudirá de forma presencial a la Audiencia Nacional, circunstancia que aumenta más aún la expectación ante su comparecencia.

"Lo único que quiero es defenderme", abundó Villarejo a las puertas de la prisión madrileña, donde dejó claro que sigue confiando en la Justicia y afirmó: "Es la única razón por la que me han tenido preso, para que no hablara".

Villarejo está citado hoy por dos piezas, la número 26 y 29 del caso Tándem, por el que fue detenido en noviembre de 2017 y que ha ido creciendo durante estos más de tres años hasta acumular casi una treintena de líneas de investigación sobre los presuntos encargos de espionaje para los que el excomisario era contratado y que cuenta entre sus imputados con ex altos cargos de grandes empresas y bancos como BBVA, Iberdrola, Caixabank o Repsol.

En la 29, una por las que declara hoy, el juez investiga si dos abogados acudieron al excomisario cuando aún trabajaba para la Policía para que rastrease al empresario Joaquín Molpeceres por más de 400.000 euros.

ES NOTICIA