Los Reporteros
Los Reporteros

Razas autóctonas en peligro

Andalucía es rica en razas de ganado autóctonas, muchas de ellas en peligro de extinción. ¿Cómo se está trabajando para evitarlo?

En “Los Reporteros” nos acercamos a algunas de las experiencias de recuperación de unas especies que luchan por no desaparecer.

CANAL SUR MEDIA 10 February 2024

Uno de los colectivos más afectados por la sequía que padecemos es el de los ganaderos. A los problemas comunes a todos se une otro específico: gran parte de nuestras razas ganaderas autóctonas están amenazadas.

Más del ochenta por ciento de nuestras razas autóctonas están expuestas a un nivel de amenaza o riesgo. En “Los Reporteros” nos acercamos a algunas de las experiencias de recuperación de unas especies que luchan por no desaparecer, enfrentándose a los altos costes que supone su supervivencia.

40 años de fondos europeos no consiguen frenar la extinción del ganado autóctono. En España, de 166 razas incluidas en catálogo, 148 son consideradas en serio riesgo de desaparición o con amenaza. Aún así, desde el Ministerio de Agricultura se reconocen avances, y se defiende que de no ser por los programas de recuperación muchas ya ni existirían.

Hablamos con representantes de algunas de las razas autóctonas andaluzas que corren mayor peligro. Es una situación generalizada por todo el país, si bien Andalucía aún conserva 32 de estas razas, casi un 20 por ciento del total.

Ovino, caprino, vacuno... y también el burro andaluz. Muchos pensarán que esta raza, aunque ya sin sentido para el duro trabajo, goza de mejores perspectivas, pero la realidad es que su cría en pureza no corre mejor suerte en ninguna de las seis variantes de asno aceptadas como autóctonas españolas.

Otro ejemplo es el cerdo dorado gaditano. Aunque desaparecido en los años 70 y vuelto a recuperar a partir de animales perdidos en la naturaleza o conservados hibridados por algún particular de vida autosuficiente, llegó a contabilizar en Jerez, entre 2008 y 2012, más de un centenar de animales aptos para recría.

Sin embargo, un análisis en peste porcina, que a la postre resultó equivocado, llevó a estos ejemplares al sacrificio. Solo quedaron 3 marranas y un berraco para mantener la raza de este cerdo de capa rubia que, según los expertos, es el único que existe en el mundo. 

ES NOTICIA