los reporteros
los reporteros

La metamorfosis de Miquel Barceló en el Museo Picasso de Málaga

Una inauguración en plena pandemia: el artista mallorquín reúne un centenar de obras realizadas entre 2014 y 2020

Azules, amarillos y magentas, Barceló ha elegido colores intensos y brillantes para pintar la inquietante historia de Gregorio Samsa, un libro de Franz Kafka que leyó por primera vez cuando era adolescente

Los Reporteros han conversado con él en exclusiva

CANAL SUR MEDIA 30 January 2021

El reportaje comienza con Miquel Barceló con el libro 'La metamorfosis' de Franz Kafka en las manos. Publicado en 1915 y reeditado ahora con acuarelas del artista mallorquín. 

Una obra clave del siglo XX, en la que el escritor checo observa como el mundo va cambiando a su alrededor, en esa Europa de preguerras, donde afloraban la intolerancia, los autoritarismos y los virus. Males antiguos que desgraciadamente, un siglo después, parece estamos condenados a revivir.

Para Miquel Barceló, con él que habla en exclusiva un equipo de Los Reporteros, todas sus exposiciones "se podrían llamar metamorfosis y siempre sería adecuado porque debe ser el estado que sufren mis obras (…) creo lo que lo define bien".

Metamorfosis es también el título de la exposición inaugurada esta semana en el Museo Picasso de Málaga. Un centenar de obras, entre las que figuran gran parte de las acuarelas originales con las que ha ilustrado el libro de Kafka. Azules, amarillos y magentas, Barceló ha elegido colores intensos y brillantes para pintar la inquietante historia de Gregorio Samsa. Un libro que, recuerda, leyó por primera vez cuando era adolescente.

La muestra llega con un año de retraso por culpa de la pandemia y es la primera exposición temporal que el Museo Picasso pone en marcha desde el inicio de la crisis sanitaria. Una crisis, que ha restado a los museos españoles un 70% de sus visitantes. Por eso, esta inauguración es, según José Lebrero, director del Museo Picasso de Málaga "un motivo de felicidad para el museo".

En las salas del museo malagueño conviven estos días las obras de dos artistas mediterráneos: Barceló, un creador inquieto que lleva cuatro décadas demostrando su infinita capacidad de experimentar y Picasso, el genio que a principios del XX revolucionó la historia del arte. "Es de los primeros artistas que reconocí, que individualice y que me gustó mucho y que no ha dejado nunca de gustarme" nos comenta Barceló.

Para José Lebrero, hay varios puntos de unión entre ambos, como por ejemplo, "esa infatigable capacidad de trabajar. Picasso se dedicó al arte hasta la los últimos momentos de su vida. Miquel Barceló nos consta que siempre está pintando".

Se puede visitar hasta el mes de septiembre, siempre que las restricciones sanitarias lo permitan.

ES NOTICIA