los reporteros
los reporteros

Emociones rotas en tiempos de covid

La pandemia no solo pone en riesgo la salud física: también nos llena de miedos e incertidumbre

Personas de todas las edades nos lo cuentan en 'Los Reporteros': seguro que sus testimonios no les resultan ajenos

CANAL SUR MEDIA 5 December 2020

Es miedo, es el no saber qué va a pasar, qué va a pasar con el mundo, en general. Es tener ansiedad, no poder dormir porque no es solo quedarse en el paro sino es también no ver la salida. Es emocionalmente sentirse aislado, sentirse solo a pesar de tener una familia que le arropa pero que no está cerca. Es no tener un abrazo, no tener una caricia, un beso.  Son algunos de los temores y carencias que nos cuentan las personas entrevistadas por 'Los Reporteros'.

Pablo Fernández Berrocal es director del Laboratorio Emociones de la Universidad de Málaga. Asegura que casi toda la población se ha sentido en algún momento durante el confinamiento nervioso, irritado, más agresivo de lo normal, con más conflicto con la gente de su trabajo, su familia o con la gente cercana. Añade que con la pandemia, ha disminuido nuestro bienestar, nuestro sentimiento de confort y felicidad. En cambio, los niveles de ansiedad, depresión y ataques de pánico, de malestar psicológico han aumentado. Esos síntomas han sido graves en 1 de cada 5 personas y leves o moderados en casi todos. 

El aislamiento tiene efectos a nivel cerebral y a nivel fisiológico, baja nuestro sistema inmunológico, bajan nuestros niveles de dopamina, nos sentimos más tristes, es un castigo muy duro para nuestra mente y para nuestro cuerpo.

Manuel Camino es malagueño pero vive, trabaja y tiene su pareja en Japón. Cuando se decretó el confinamiento estaba en Málaga y su vida se paró de golpe. Las restricciones sanitarias del país nipón le han impedido volver. Dice que empezó a despertarse de repente a las 4, a las 5 de la mañana y notar ansiedad.

No siempre los seres humanos tienen mecanismos para sobreponerse solos a situaciones adversas. Las farmacias aportan un dato: el consumo de psicofármacos se ha incrementado más de un 10% a raíz de la pandemia.

José Ángel Alcalá, psiquiatra y médico de familia, apunta que algunos pacientes necesitan una psicoterapia para calmar  ese malestar y así no recurrir a los fármacos. Cuenta que están aumentando mucho las consultas relacionadas con malestar emocional, la gente está perdiendo trabajo, hay gente que también ha tenido la desgracia de perder un familiar por covid-19 y está haciendo cuadros de duelo

Es el caso de Julia Zarzosa. Sus padres se contagiaron y fallecieron con cuatro días de diferencia. José Ramón Arjona tiene 51 años y llevaba el mantenimiento de una empresa hasta que empezó el confinamiento y perdió el trabajo. Por primera vez en su vida, ha tenido que pedir ayuda a la asociación de vecinos de su barrio para poner un plato en la mesa.

En la localidad granadina de Huetor-Tajar, los voluntarios de La Voz Solidaria se acercan  a centenares de mayores que apenas salen de casa con los confinamientos y lo hacen leyéndoles libros o poesías. Rafaela Molina tiene 89 años y vive sola. Tiene 3 hijos, 10 nietos y 3 bisnietos. Una familia extensa que ahora guarda las distancias. Para Priscila Serrano, psicóloga, ese aislamiento puede producir depresión y ansiedad.

Las medidas sanitarias también suponen una prueba dura para los más jóvenes. Han trastocado dos de sus pilares fundamentales: la educación y las relaciones sociales. Wendy Lahiton es psicóloga en la Asociación 'Incide'. Nos comenta que se lleva bastantes años trabajando, dentro de los colegios públicos de toda Andalucía, la inteligencia emocional. Ahora ha cobrado muchas más sentido hacerlo porque cree que ellos son los que más están sintiendo esa necesidad de poder gestionar estas emociones de una manera eficaz.

ES NOTICIA