LOS REPORTEROS
LOS REPORTEROS

Itálica opta a convertirse en Patrimonio Mundial de la Unesco

La candidatura es una carrera de fondo. Nació hace cuatro años (2017). Y hace tres (2018), Itálica entró ya en la llamada Lista Indicativa, el primer visto bueno de la Unesco. El año que viene, se defenderá ante el ministerio de Cultura. Y en 2023, llegará a la Unesco. Los Reporteros ha recorrido la ciudad romana.

CANAL SUR MEDIA 30 May 2021

Itálica aspira a ser Patrimonio Mundial de la Unesco. Concretamente el yacimiento que se conserva actualmente, que corresponde a la llamada nova urbis, ciudad nueva, ya que la vetus urbis, ciudad vieja, está enterrada bajo el sevillano municipio de Santiponce. Esta candidatura es especial, porque es la primera vez en la historia que la impulsa la sociedad civil.

Cuentan que el emperador Adriano soñó la nueva Itálica desde la distancia, sin venir. Levantó una ciudad imperial, muy novedosa, junto a la vetus urbis, la vieja Itálica. Y su espíritu y su diseño sirvieron de guía para otras muchas ciudades romanas repartidas por el mundo.

Recorremos esta Itálica adrianea con varios de los profesionales que han impulsado la candidatura para que la Unesco declare Itálica patrimonio mundial. Nos explican por qué Itálica es universal y excepcional.

Adriano, andaluz, viajero incansable. Recorrió todos los rincones de su Imperio, desde Britania hasta Asia Menor. Se empeñó en que la paz reinara en el Imperio Romano. Y su afán por unir oriente y occidente se adivina en el diseño.

Itálica representa esa fusión histórica que Adriano lleva a cabo en todo el Mediterráneo. Se construye una nueva ciudad a la manera de cómo se entiende lo que es la ciudad en aquel momento, en época de Adriano. Es un momento trascendental para la antigüedad y para el mundo romano porque es el momento en que se unen oriente y occidente. El propio emperador Adriano con todos sus viajes, es exponente de esa unión.

Campos solitarios y collados mustios. Pero, afortunadamente, tras ser abandonados, no se construyó nada encima. Y por eso, esta nova urbis, esta nueva Itálica se conserva de una manera íntegra y auténtica. De hecho es el primer yacimiento en España que el Estado protegió, en 1911.

Una ciudad nueva. Y pionera: en su espíritu y en su diseño. Y un yacimiento en un estado excepcional. Son los argumentos fundamentales para explicarle a la Unesco que Itálica tiene un valor universal y único.

El valor de la democracia, de la libertad, como defendió Emilio Lledó cuando se incorporó con entusiasmo a la defensa de la candidatura. O el valor de la paz, que va a defender este año el ex director General de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza.

Ha sido fuente de inspiración para los poetas, ha sido marco de escenografía para pintura, se ha hecho cine, se ha hecho mucha televisión. Igualmente, Itálica ha sido argumento para idearios, ha sido argumento para la clase política, para los reyes.

Los valores del yacimiento: los actuales, y los que, a través de él se adivina que tuvo Itálica, han animado a la asociación andaluza CIVISUR a impulsar la candidatura. Es la PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA que una candidatura para ser patrimonio mundial de la Unesco parte de la sociedad. Al frente, el consejo asesor.

Entre ellos, Juan Manuel Becerra, que ha defendido con éxito otros patrimonios andaluces, como los dólmenes de Antequera, Medina Azahara, o el flamenco. O José Manuel Rodríguez Hidalgo, el director que más tiempo ha estado al frente de Itálica. 
Junta de Andalucía, Universidades de Sevilla, Pablo de Olavide, e Internacional de Andalucía, y ayuntamientos de Sevilla y Santiponce.

Las infraestructuras, que cuando la gente se sienta cómoda, que pueda pasear de un sitio a otro, ya que los monumentos no están concentrados en un sitio, sino que están en ambos extremos y en el centro.

La candidatura es una carrera de fondo. Nació hace cuatro años (2017). Y hace tres (2018), Itálica entró ya en la llamada LISTA INDICATIVA, el primer visto bueno de la Unesco. El año que viene, se defenderá ante el ministerio de Cultura. Y en 2023, llegará a la Unesco.

Hace más de 20 años que Villa Adriana, la villa favorita de Adriano, que construyó cerca de Roma, es patrimonio mundial. Ahora, hay que esperar para que Itálica, la ciudad soñada que levantó el emperador (de origen) andaluz en la Bética, se convierta en el noveno bien patrimonio mundial de la Unesco en Andalucía.

ES NOTICIA