desaparecidas
desaparecidas

La sangre hallada en el barco no es de las menores sino del padre

Se cumple una semana de la desaparición de Anna y Olivia, de 1 y 6 años

Se baraja la posibilidad de que una o varias personas ayudaron a Tomás Gimeno a llevar adelante un plan preconcebido

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha informado este martes que se ha ampliado la búsqueda por mar siguiendo las corrientes hacia el sur de donde se encontró la embarcación

Pestana ha solicitado la colaboración ciudadana por si pueden aportar datos en relación a este caso

CANAL SUR MEDIA 4 May 2021

Este martes se cumplió una semana de la desaparición de las menores y hermanas Anna y Olivia, de uno y seis años, junto a su padre, Tomás Gimeno, en Tenerife.

LA SANGRE ES DEL PADRE

La investigación aunque permanece bajo secreto sumarial revela que la sangre localizada durante el registro de la embarcación del padre pertenece al progenitor, también desaparecido.

El hombre zarpó por última vez desde la Marina de Tenerife, en el puerto de Santa Cruz, en la medianoche del martes al miércoles. El hombre fue visto solo, cargando varias maletas y bolsos en su embarcación, una lancha de unos seis metros de eslora.

El padre pudo haber desactivado el GPS de su embarcación con el objetivo de no dejar pistas sobre el itinerario que realizó. 

Al día siguiente el barco apareció vacío y a la deriva y el jueves se halló en el mar una sillita que pertenecía a Anna, la menor de las niñas.

COLABORACIÓN CIUDADANA

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha informado este martes que se ha ampliado la búsqueda por mar siguiendo las corrientes hacia el sur de donde se encontró la embarcación. La madre, Beatriz, ha difundido un vídeo y unas fotos de las niñas para que no pasen desapercibidas y que pueda dar lugar a su localización lo antes posible; una colaboración ciudadana que también ha pedido Pestana.

TRASPASO DE 55.000 EUROS

Se ha descubierto que el padre hizo un traspaso de 55.000 euros entre dos de sus cuentas, un día antes de su desaparición. Las investigaciones se centran ahora en reconstruir sus movimientos a través de las llamadas telefónicas que hizo a su exmujer.

La Guardia Civil ha realizado un nuevo registro en la casa del padre, en los que están participando la Unidad Central Operativa, especializada en los casos más complicados.

ORDEN INTERNACIONAL DE BÚSQUEDA

Tomás Gimeno, de 37 años, debía haber entregado las niñas a su madre el pasado martes. Ese día, ella al ver que se retrasaban, lo llamó en varias ocasiones. Tras discutir, él le dijo que no volvería a ver más a sus hijas, ni a él tampoco. 

La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaron a Tomás Gimeno a llevar adelante un plan preconcebido.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar, Tenerife, ha incoado diligencias previas sobre el padre de las menores por la presunta comisión de un delito de secuestro, así como durante el pasado fin de semana dictó una orden internacional de búsqueda.

ES NOTICIA