CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA
CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

El "quejío" del mundo del flamenco se escucha en el Parlamento


La Unión Flamenca reclama en el Parlamento ayudas urgentes de la administración

CANAL SUR MEDIA 3 March 2021

La caída de la actividad como consecuencia de la pandemia amenaza seriamente la viabilidad de este sector. El mundo del flamenco a través de Unión Flamenca ha querido este miércoles hacer oir su voz en el Parlamento de Andalucía. Piden ayudas urgentes a la administración para poder afrontar la actual situación, recuerdan que no solo son artistas sino que también empresarios, autónomos y trabajadores que tienen que hacer frente a su día a día.

"El flamenco es inmaterial, pero sus artistas no lo somos", ha sido el "quejío" lanzado en el Parlamento por la bailaora y coreógrafa Eva María Garrido García, Eva Yerbabuena, quien en nombre de los artistas flamencos ha relatado la penosa situación que atraviesan desde el inicio de la pandemia.

"Detrás de cada persona que se sube al escenario se esconde una vida común, un ciudadano con obligaciones fiscales, con deudas, un ciudadano al que se le ha privado de un derecho esencial, el derecho al trabajo", ha clamado durante su intervención ante la Comisión de Cultura para informar sobre la situación del flamenco en Andalucía.

En su calidad de presidenta de la Asociación de Artistas Profesionales del Flamenco, Unión Flamenca, que se constituyó el 16 de abril de 2020, un mes después de decretarse el estado de alarma, la Yerbabuena ha puesto "voz y rostro" a esta entidad.

"Toda la vida trabajando para no tener derecho a nada, a la gloria sí", ha apostillado la bailaora para insistir en la idea de que sólo mediante la unión de los artistas flamencos será posible "dignificar" la profesión.

Las consecuencias del estado de alarma por la pandemia son de sobra conocidas: giras canceladas, fechas pospuestas indefinidamente, imposibilidad de acceder a las ayudas pese a que "los impuestos y las facturas no perdonan".

La Unión Flamenca, de cuya directiva forman parte Marina Heredia, Arcángel; David Dorantes; Andrés Marín; Rocío Márquez y Rocío Molina, no ha parado de crecer con la incorporación de más artistas, que aunque no son juristas ni políticos tienen claro que "o uníamos nuestras voces y luchábamos o nadie lo haría por nosotros".

Y, ello, pese a que el Estatuto de Autonomía de Andalucía no deja lugar a dudas: "Corresponde a la comunidad autónoma la competencia exclusiva en materia de conocimiento, conservación, investigación, formación, promoción y difusión del flamenco como elemento singular del patrimonio cultural andaluz".

CON DATOS ECONÓMICOS SOBRE LA MESA

Lo recoge el artículo 68 de la Carta Magna Andaluza y Yerbabuena lo resume: "Es a Andalucía a quien corresponde el honor y la responsabilidad de proteger esta actividad artística tan auténtica".

Luego han venido los reproches o, más bien, el quejío por la pena que les aflige: un 26,6 % de los flamencos han sufrido más de 50 cancelaciones o aplazamientos de sus espectáculos y de marzo a noviembre se dejaron de ingresar 1,4 millones de euros.

Lo recoge una encuesta: un 82 % de ellos se dedican al flamenco de manera exclusiva, es su única fuente de ingresos, y el 62,7 % no recibe ningún tipo de subsidio o ayuda.

"A medio plazo, el futuro está en riesgo; la pandemia ha sido devastadora aunque nuestra tragedia comenzó a fraguarse unos meses antes, se nos cerraron todas las puertas que nos permitían ganarnos la vida", ha relatado, aunque el dato más desalentador es que el 42 % tendrá que abandonar su carrera y trabajar en otra cosa.

"Quiero hacerles reflexionar sobre el riesgo real para el futuro del flamenco. ¿Se puede garantizar con esta situación el relevo generacional?", ha cuestionado.

"No necesitamos que nos recuerden lo grande que es el flamenco porque lo sabemos muy bien, sino que se comprometan -hoy y aquí- a protegernos y a ayudarnos a salir de ésta porque si no hacemos algo pronto, será demasiado tarde", ha clamado.

Para ello, ha propuesta tres medidas: ayudas directas a los artistas del flamenco en Andalucía, un plan de rescate que incluya una programación "masiva" del flamenco en distintos espacios escénicos y la creación de una Mesa Permanente del Flamenco.

"Andalucía debe mostrar su compromiso con el flamenco como Francia lo hace con su cine, sin complejos", ha sido su mensaje porque "no se puede proteger el flamenco sin defender a quienes lo hacen posible, sus artistas".

Como despedida, ha escogido unas palabras de Enrique Morente: "El flamenco es patrimonio de la humanidad, hagamos que la humanidad sea patrimonio del flamenco".

ES NOTICIA