perfil de un genio
perfil de un genio

El comunicador que popularizó los silencios en la radio

Sus entrevistas, sus reflexiones, sus invitados... su forma de hacer radio y televisión lo sitúan en ese lugar reservado solo para las leyendas.

Un mito de la comunicación que en sus últimos años fue prisionero de una cadena de errores empresariales, sin trabajo ni dinero, sometido a demandas económicas y deshauciado del teatro que llevaba su nombre

CANAL SUR MEDIA 3 October 2022

Ha muerto Jesús Quintero. Nacido en San Juan del Puerto, en Huelva, tenía 82 años. Sus entrevistas, sus reflexiones, sus invitados... su forma de hacer radio y televisión lo sitúan en ese lugar reservado solo para las leyendas. Jesús Quintero ha sido un maestro y un icono de la comunicación en España. Dos premios Ondas, una Antena de Oro o la Medalla de Andalucía dan cuenta del impacto de un comunicador que hizo de sí mismo su mejor y más arriesgado personaje.

A principios de los 80, cuando todavía era una misteriosa voz sin rostro, Jesús Quintero, onubense de San Juan del Puerto, padeciendo él mismo depresiones, celebró el milagro de convertirse en el terapeuta nocturno de un país que estrenaba democracia. Dueño de la palabra y del arma del silencio, Quintero paseó el don de su comunicación interrogando a unos 500 personajes por Radio Nacional, la SER, Antena 3 Televisión o esta casa, Canal Sur, donde obtuvo uno de sus 2 premios Ondas yéndose a grabar un programa a un cementerio.

Las cosas del Loco, se decían. Y era cierto, porque el personaje extravagante que le había curado de una neurosis depresiva, era un predicador o un revolucionario capaz de tener a España pendiente de su entrevista a Rafi Escobedo.

Existencialista, cáustico, divertidísimo, capaz de transitar lo mismo por la alta y la baja cultura, Jesús Quintero, el elegante hombre de los pañuelos y los foulards, guerreó contra la banalización de los medios, exportó su personaje a América Latina y, finalmente, prisionero de una cadena de errores empresariales, sin trabajo ni dinero, sometido a demandas económicas y deshauciado del teatro que llevaba su nombre.

Hoy ha muerto acogido en una residencia en Ubrique. Pero esa desgracia vital no nos hará olvidar al navegante nocturno con el que deseábamos perdernos donde él quisiera cada noche.

ES NOTICIA