Tierra y Mar

Fuego bajo control: combatir los incendios forestales con quemas controladas

Los incendios son una gran pesadilla cada verano. Solo en Andalucía han ardido más de 15.000 hectáreas. Técnicos del Infoca y expertos forestales de Estados unidos y Portugal han participado en un proyecto internacional de quemas controladas.

¿Quieres ver más noticias destacadas? Visita la web de Tierra y Mar. Y el programa completo lo tienes en la plataforma de CanalSur Más.

CANAL SUR MEDIA 11 December 2022

Las actividades tradicionales han mantenido el campo limpio y evitado incendios. El abandono de algunas tareas, como la recogida de leña, el descorche de encinas o el pastoreo de ganado ha disparado la concentración de biomasa en los bosques, lo que representa un grave riesgo de incendio.

Técnicos forestales del INFOCA y expertos en la lucha contra incendios de Estados Unidos, Portugal y otras regiones de España han estado dos semanas intercambiando experiencias dentro del programa internacional TREX.

Realizan un fuego controlado en la localidad sevillana de Aznalcóllar, en el monte público Madroñalejo. Van a quemar la maleza de esta parcela para que la vegetación se regenere y salga pasto que después se comerán las vacas

Es la segunda vez que este programa internacional se realiza en España, y las dos veces en Andalucía, la primera fue en Almería en 2019 y la de este año en Córdoba, Sevilla y Huelva. Con quemas controladas , los agentes forestales aprenden cómo se comporta el fuego y cuáles son sus efectos en diferentes escenarios

Esta bombera forestal ha visto fuegos en su país que han arrasado 300.000 hectáreas. Las altas temperaturas, la sequedad del suelo y la abundancia de biomasa han propiciado un verano especialmente aciago. En Andalucía han ardido más de 15.000 hectáreas, el 80 por ciento de ellas en solo seis grandes incendios

El abandono del campo es menor en Andalucía que en otras regiones como Castilla y León. Aun asi, supone un problema social, económico y medioambiental. En lo que llevamos de siglo, la mitad de las localidades rurales que hay en Andalucía han perdido población.