Tierra y Mar

La escasez de agua limita el cultivo de arrroz en las marismas del Guadalquivir

Los huertos sociales, llamados también huertos de ocio, se están convirtiendo en una alternativa para el autoconsumo de hortalizas en tiempos de crisis. En Villamartín, Cádiz, los usuarios de estos espacios reciben formación en agroecología.

No te pierdas más noticias y entra en la web de "Tierra y Mar" o mira el programa completo en CanalSurMás.

CANAL SUR MEDIA 12 June 2022

Las semillas caen del cielo y dejan un sonoro reflejo en las aguas de la marisma. Pronto serán tallos verdes repletos de grano que darán frescor al paisaje durante el verano. El arroz puede sembrarse con avioneta y también en tierra, con un tractor con ruedas de hierro.

Lo esencial es el agua. Hay que inundar el terreno y mantenerlo mojado. Se utiliza un sistema de canales, bombas y compuertas con agua procedente del Guadalquivir. Pero los años de sequía pasan factura y se ha ido reduciendo la dotación de riego hasta los 117 hectómetros cúbicos, un tercio de la dotación de un año normal.

José Luis ha podido sembrar solo cincuenta hectáreas de las 150 que tiene. Y en toda la marisma, se ha sembrado solo un tercio de las 36.000 hectáreas de arrozales que hay. Esperan una producción de unas 90.000 toneladas, si consiguen mantener buena calidad del agua. Y a la campaña se suma otra dificultad, el aumento de los costes.

Pero también confían en que el precio del arroz sea bueno este año. El cultivo de este cereal suele dar cinco mil puestos de trabajo en la marisma, y este año la campaña va a necesitar mucha menos mano de obra. El problema también se traslada a la industria. Arrozua es la cooperativa de Isla Mayor, formada por casi 800 socios, y espera que su producción también descienda hasta un tercio de lo normal, unas 30.000 toneladas.

La marisma del Guadalquivir tiene la mayor superficie de cultivo de arroz de España. Produce más de trescientas mil toneladas un año normal. Y forma parte esencial del ecosistema para centenares de especies de aves que viven en Doñana o pasan por el parque nacional. Pero los agricultores ven el futuro complicado.

Creen que es esencial contar con un sistema de regadío eficiente. Un plan de modernización que ya se incluye en el nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir y que se pondrá en marcha en los próximos años.