Andalucía X el mundo

Dorit Dalén, una ingeniera naval que cambió los astilleros gaditanos por Estocolmo

Llegó hace 12 años a Estocolmo. Ya conocía la ciudad porque hizo allí la beca Erasmus y conoció a su marido. Nos cuenta curiosidades de la ciudad, del carácter de los suecos y las principales costumbres. Además, nos lleva al Museo Vasa. ¿Quieres ver el resto de historias? Visita la web de Andalucía X el mundo

CANAL SUR MEDIA

Dorit Dalén es una ingeniera naval de El Puerto de Santa María que hace 12 años cambió las aguas de la bahía de Cádiz por las de Estocolmo y su trabajo en los astilleros por un puesto de funcionaria en Suecia. Allí trabaja como inspectora de barcos, un trabajo que la apasiona y que le ha permitido abrirse muchas puertas en la sociedad del país.

Con ella conocemos el Museo Vasa de Estocolmo, el más visitado de Escandinavia, que alberga al buque de guerra de dicho nombre, único navío del siglo XVII que ha sobrevivido casi intacto hasta nuestros días. Está prácticamente entero. El navío lo mandó a construir el rey Gustavo II Adolfo como joya de la armada pero se hundió nada más botarlo. Gracias a este fracaso se construyeron otros mejores.

También recorremos el centro de Gamla Stan (Ciudad Vieja). Es la isla en la que se fundó Estocolmo y donde se sitúa el Museo Nobel. Dorit Dalén nos confiesa que en su familia hay un premio Nobel. Se trata de Gustaf Dalén que ganó el Nobel de Física en 1912 tras inventar la válvula solar, clave para automatizar los faros. Era el bisabuelo de su marido.

Hablamos con ella del carácter de los suecos. Nos cuenta que es más intenso en la capital y también influye el tiempo. "En primavera los vecinos empiezan a decirte 'hola'", comenta Dorit Dalén, entre risas. Además, nos enseña y practicamos una de las principales costumbres suecas, el 'fika', que es una pausa para un café y un dulce.

Dorit nos presenta a un paisano, Javi, de Jerez de la Frontera. Lleva dos años en Suecia. Es ingeniero y nos muestra la mayor obra de infraestructura del norte de Europa. Para terminar, la gaditana nos invita a su casa. Vive en un entorno natural, retirada del centro de la ciudad. De vez en cuando, hay venados que se cuelan en su jardín.