Hoy en día
Hoy en día

La Guardia Civil retoma la búsqueda en Villanueva del Arzobispo de los dos jornaleros desaparecidos tras discutir con su patrón

Con ayuda de perros y un georradar, los agentes registran una finca del empresario, donde hace 9 años encontraron una prenda del primer temporero al que se perdió la pista. En Hoy en Día les contamos más detalles. 

CANAL SUR MEDIA 16 November 2022

Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) inspeccionan por segundo día una finca de olivos en Villanueva del Arzobispo (Jaén) propiedad del empresario de Villacarrillo que está siendo investigado por la desaparición de dos temporeros africanos.

Un equipo de Hoy en Día se ha desplazado a la finca "La Moratilla", de 7 hectáreas, donde los investigadores están peinando el terreno con ayuda de perros especializados en detectar sangre y restos biológicos. Las pesquisas se centran en encontrar los cadáveres del maliense Tidiany Coulibaly y del senegalés Ibrahima Diouf, desaparecidos en 2013 y 2021, respectivamente. 

Es la primera vez que la UCO rastrea este olivar, situado a apenas 15 kilómetros de la casa de Villacarrillo donde se pierde, con ocho años de diferencia, la pista de los dos jornaleros, después de que ambos discutieran con su patrón, Ginés Vicente, por el mismo motivo: sus pésimas condiciones laborales.

Se da la circunstancia de que hace casi nueve años, en enero de 2014, los investigadores ya hallaron en esa finca unas orejeras de Tidiany, el primer desaparecido.

Este nuevo registro se enmarca dentro de las diligencias que la UCO y el juzgado de instrucción número 1 de Villacarrillo vienen realizando desde septiembre y en las que el principal investigado sigue siendo Ginés Vicente, que ya fue a juicio, acusado de secuestrar y hacer desaparecer a Tidiany Coulibaly en 2013.

Entonces, la Audiencia de Jaén lo absolvió de ese delito por falta de pruebas, pero lo condenó por explotar a varios inmigrantes de su cuadrilla a los que, según la sentencia, "engañó y abusó de ellos, aprovechando que eran inmigrantes extranjeros, algunos de ellos sin papeles y que no conocían bien nuestro idioma". El patrón también fue condenado por un delito de obstrucción a la justicia.

ES NOTICIA