LA VOZ DE VIGORRA
<
LA VOZ DE VIGORRA

Ola de lucha antirracista

Jesús Vigorra da su particular punto de vista sobre los temas de actualidad en La mañana de Andalucía.

JESUS VIGORRA 3 June 2020

Desde que apareció el coronavirus en Wuhan, China, y aquí en Occidente hacíamos burla de los chinos con mascarillas y los excesos de protección, y luego vino lo que vino: el mundo vuelto del revés, he comenzado a prestarle más atención a lo que ocurre fuera de nuestro estado de bienestar, las que nos llegan claro está. Como por ejemplo esa oleada de protestas antirracistas que recorren todos los estados unidos por el homicidio del George Floyd, cuyo nombre ya es historia como el de Martin Luther King, Rosa Parks o Malcom X, y otras tantas víctimas.

Las autopsias oficiales confirman lo que vimos en la tele y no era una película, que Floyd murió por asfixia mientras un policía sin compasión le cortaba la respiración. Y esas eran las palabras de la víctima desde el suelo que hemos podido escuchar I can’t breathe, I can’t breathe. "No puedo respirar" se ha convertido en el lema de las protestas que ya se extienden por Europa, en Francia multitudinarias, Reino Unido y Alemania, y en España como la calle está tranquila la lían estúpidamente en el Senado. En el último suspiro del pobre Floyd se escucha otra expresión antes de morir: Mamá, mamá, que aún conmueve más. Siempre es esa la última palabra, incluso cuando la madre haya muerto, lo han dicho estos días muchos enfermeros y curas que han asistido a los muertos por el coronavirus que terminaron en soledad. Han sido varios a los que he oído comentar que siempre aparecía esa llamada a la madre que también hizo Floyd.

Se mire por dónde se mire cuesta entender y digerir esta injusta muerte en la calle de Mineápolis. Han pasado 52 años del asesinato de Martin Luther King que decía: "Hemos guiado a los misiles y desviado a los hombres". Dentro de diez años, si no antes, veremos en nuestras ciudades coches sin conductor y se cumplirán esas palabras proféticas del líder negro que pagó con su vida la lucha por la igualdad y contra el racismo: habremos guiado a los robots, a los coches y a las maquinas mas no habremos liberado del cerebro humano ni la inquina de Caín contra su hermano.

ES NOTICIA