CANAL SUR RADIO
<
CANAL SUR RADIO

El fotoperiodista Emilio Morenatti muestra la cara más cruda del covid

El jerezano ha realizado un impactante reportaje para Associated Press sobre los camilleros fúnebres de Barcelona que trabajan con el covid, mostrando imágenes nunca vistas hasta ahora. Lo ha contado en Jerez Mediodía.

25 November 2020

"Cuando Marina Gómez y su compañero en la funeraria entran a la habitación de una residencia de ancianos para retirar el cuerpo de una víctima del Covid-19, trabajan de forma metódica y en silencio. Desinfectan la boca, la nariz y los ojos para reducir el riesgo de contaminación. Envuelven el cuerpo en las sábanas de la cama. Luego emplean dos bolsas blancas para cadáveres, una dentro de la otra, cerrando sus cremalleras en direcciones opuestas: la primera bolsa se cierra de la cabeza a los pies, y la segunda de los pies a la cabeza. El único sonido en la sala es el zumbido de las cremalleras que impiden que nadie más vuelva a ver a los fallecidos". Así empieza el reportaje que el fotoperiodista jerezano Emilio Morenatti ha hecho para la prestigiosa agencia Associated Press y que muestra en imágenes lo nunca visto hasta ahora, la recogida de cadáveres de personas fallecidas por covid por parte de los camilleros fúnebres, en este caso, de Barcelona.

Morenatti ha intervenido en Jerez Mediodía donde, entrevistado por David Gallardo, ha reconocido su "ansiedad de querer contar bien las cosas", una responsabilidad que incluso, admite "me ha quitado el sueño", a pesar de sus 35 años de experiencia, las numerosas guerras que ha cubierto, con secuestro y atentado en el que perdió parte de una pierna, incluido. Y es que era la primera vez que un fotoperiodista se adentraba en el trabajo que los camilleros fúnebres llevan a cabo en domicilios, morgues o residencias de mayores.

Este fotoperiodista, Premio Ortega y Gasset por sus numerosos trabajos, cree que la gente necesitaba ver este tipo de imágenes y así lo atestiguan, dice, "el medio millón de interacciones al tuit que puse en Twitter, casi todas positivas, como agradeciendo que esto se haciendo público". Un cambio sustancial a lo ocurrido en la primera ola cuando, ha recordado, "hice fotos de una morgue llena de cadáveres en ataúdes esperando ser enterrados o incinerados que pensé que al día siguiente serían portada en todos los periódicos y no fue así. Me llegó que no se quería crear alarma social, pero claro, era el inicio de la pandemia".

ES NOTICIA