LA VOZ DE VIGORRA
<
LA VOZ DE VIGORRA

Nuevas víctimas de clínicas dentales fraudulentas

JESUS VIGORRA 15 January 2020

Otra clínica dental, ahora en Huelva capital, toma el dinero y se va cerrando sus puertas sin previo aviso, abandonando a decenas de pacientes que tienen que seguir pagando la financiación de su tratamiento sin recibir atención ninguna. Algunos están con el tratamiento a medias, otros con aparatos en la boca o implantes sin terminar, y todos con una deuda ineludible con el banco que financió el tratamiento. Deudas que van de los tres mil a los dieciséis mil euros. Un comunicado del administrador concursal informa en la puerta de la clínica, cerrada a cal y canto, de la situación de quiebra declarada por el juez que ordenó el cierre. ¿Y ahora qué? ¿Dónde van los afectados con la boca destrozada y la trampa a cuestas? ¿Les atenderán las oficinas de consumo? ¿El colegio de dentistas? ¿El recién creado Ministerio de consumo?

Ahora ocurre con Vitadental en Huelva pero hace un par de años fueron miles los afectados por el cierre de Idental que dejó desdentados de boca y cartera a miles de pacientes en todas España. ¿Cómo es posible que hayan proliferado con tanta impunidad tantas franquicias de clínicas dentales que han perjudicado a tantísimos ciudadanos? ¿Quién las regula? ¿Qué control hay en el sector? ¿Quién da los permisos y exige garantías antes de autorizar la apertura de clínicas que a todo trapo, y en agresiva competencia, lanzan ofertas imposibles? ¿Cómo después de Idental y otros sonoros escándalos siguen campando a sus anchas estos chiringuitos que juegan con la salud, el dinero y la moral de los ciudadanos? Supongo que los propios dentistas a través de sus asociaciones o colegios médicos deberían plantarse, advertir a la población de que hay ofertas imposibles porque no pueden costearse y romper de una vez con el silencio corporativista en asuntos de salud.

Saben qué les digo, que los estafados si es que tienen suerte con el abogado, dinero para pagarlo y permanecen unidos recuperarán algún dinero que siempre será menor del que pidieron. Hay días que cuesta creer que estemos tan desprotegidos, seamos tan confiados y permanezcamos con la boca abierta ante tanto sinvergüenza.

ES NOTICIA