JJOO BERLIN 1936
JJOO BERLIN 1936

Long y Owens, la victoria del deporte sobre la política

MANUEL LADRÓN DE GUEVARA

El duelo entre Owens y Luz Long resulta inolvidable: no se decide hasta el último intento del americano.

Con un salto de 8.08 Jesse bate el récord del mundo y consigue su segunda medalla de oro.

1 August 2020

Tal día como hoy, el 1 de agosto de 1936, comenzaban los JJOO más polémicos de la historia. Fueron los Juegos de Hitler, con estética nazi, pero también de Jesse Owens.

Aquél hombre se colgó cuatro medallas de oro, aunque una estuvo a punto de no llegar. En un gesto tan insólito como hermoso, su gran rival le aconsejó cómo no quedar eliminado. Se llamaba Carl Ludvig Long, era alemán y esta es su historia.

Estadio Olímpico de Berlín, martes 4 de agosto de 1936. Final de salto de longitud. Dos atletas se disputan la medalla de oro. Jesse Owens es el gran favorito, pero sus dos primeros intentos han resultado nulos. Si falla en el tercero, se acabó.

Entonces se le acerca su gran rival y le aconseja que salte antes, que no arriesgue. Owens le hace caso y realiza un salto válido.

El duelo entre Owens y Luz Long resulta inolvidable: no se decide hasta el último intento del americano. Con un salto de 8.08 Jesse bate el récord del mundo y consigue su segunda medalla de oro. Luz Long corre a felicitarlo, y posan juntos en una de las fotografías más hermosas de la historia del olimpismo.

Cuenta Oliver Hilmes en su libro sobre los Juegos de Berlín que esta relación amistosa le trajo problemas a Long: un enviado del segundo de Hitler, Rudolf Hess le advierte que no vuelva jamás a abrazar a un negro.

Pero la amistad continuó más allá de los Juegos, del tiempo y de la guerra. Luz Long murió en Sicilia en 1943 combatiendo como oficial del ejército alemán. Owen siempre lo recordó con agradecimiento y melancólico afecto. Hay ocasiones en que el deporte une lo que la política separa.

ES NOTICIA