GESTIÓN DEL PATRIMONIO
GESTIÓN DEL PATRIMONIO

Gobierno central, oposición municipal y hosteleros rechazan la propuesta de cerrar la Plaza de España

El alcalde defiende que esta tasa serviría para mantener un servicio de vigilancia 24 horas y un taller de restauración permanente del conjunto monumental. Los sevillanos estarían exentos del pago. 

El Ministerio de Hacienda, competente en el Patrimonio Histórico, descarta lo que considera "privatizar" un espacio público.

La Junta evita apoyar una propuesta que, recuerda, necesitaría el acuerdo de varias administraciones. 

CANAL SUR MEDIA 26 February 2024

El Ayuntamiento de Sevilla pretende cerrar la Plaza de España, uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad y de sus principales reclamos turísticos, y cobrar una entrada para acceder a este enclave, de cuyo pago quedarán exentos los vecinos de la ciudad y de los municipios de la provincia hispalense.

La propuesta ha sembrado la polémica y el desacuerdo entre administraciones. De hecho, desde el Ministerio de Hacienda, responsable de la gestión del patrimonio del estado, como es el caso de los edificios de la Plaza de España, la propia ministra y vicepresidenta del primera del Gobierno, María Jesús Montero, ha salido al paso de esta propuesta asegurando en una red social que su departamento "no se va a prestar" a la decisión de "privatizar" el espacio públicoEn los mismos términos se ha pronunciado el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández.

Y desde la Junta de Andalucía, la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte no ha expresado públicamente hasta ahora su respaldo a la propuesta del alcalde pero fuentes del departamento que dirige el consejero Arturo Bernal recuerdan que una decisión de ese tipo haría necesario el acuerdo de varias administraciones. Se recuerda también desde la Junta que al ser considerada Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de monumento, esta construcción obtiene el grado máximo de protección que establece la Ley de Patrimonio Histórico Español. 

El alcalde de Sevilla, José Luis Sanz, ha defendido el cobro de una tasa para acceder a la plaza monumental como medio para poder costear un servicio de vigilancia durante 24 horas y, "lo que es más importante, tener un taller de restauración permanente para el mantenimiento de la Plaza de España".

Esta medida está recogida en el convenio de colaboración que Sanz va a presentar a la Dirección General de Patrimonio del Estado del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para la cesión de uso de determinados espacios en el conjunto monumental para su gestión cultural y turística.

Según la propuesta del Ayuntamiento, los empadronados en Sevilla y los nacidos en la capital y en la provincia estarían exentos de pagar. El consistorio, titular del espacio de la plaza comprendido entre los bancos de las provincias y la balaustrada, propone crear un itinerario turístico-cultural por el interior de la Plaza de España sujeto a "una tarifa no disuasoria sustentada en un estudio comparativo" que, a su juicio, "tendría gran aceptación y una significativa capacidad para generar ingresos".

Estos ingresos  serían repartidos entre el Estado y el Ayuntamiento en un 25% y un 75%, respectivamente. En la Plaza de España, obra del arquitecto Aníbal González para la Exposición de 1929, hay oficinas y servicios administrativos de los que hacen uso los ciudadanos. Para ellos, el Ayuntamiento asegura que el acceso está garantizado, así como podrán entrar en el espacio los coches de caballo.

El gobierno del 'popular' José Luis Sanz apuesta por una implantación por fases. Además de la explotación del espacio abierto, el proyecto prevé dar uso a las partes de la edificación que no lo tienen actualmente o tan sólo esporádico. En este último punto, el plan del consistorio pasa por crear dos nuevos espacios expositivos dedicados a la Exposición de 1929.

El alcalde ha defendido su propuesta este lunes afirmando que se ha marcado como objetivo que "la Plaza de España llegue en perfectas condiciones para ser la gran estrella de la conmemoración de la Exposición Universal de 1929", que se celebrará en 2029. "Es imposible mantener el patrimonio histórico que tiene la ciudad de Sevilla con el IBI que pagan los sevillanos", ha asegurado Sanz.

Al hilo de esta polémica, el alcalde sevillano ha aprovechado para denunciar los problemas de financiación que tienen los ayuntamientos de ciudades como Sevilla que, a su juicio, dificulta el mantenimiento del patrimonio. 

En cuanto al rechazo del resto de administraciones a esta propuesta, el alcalde de Sevilla ha respondido que si "el Gobierno de la nación nos dice que nos van a mandar una partida de cinco millones de euros para mantener la Plaza de España y para empezar a poner esta plaza de dulce de cara a la conmemoración del 29, entonces no hace falta convenio y no hace falta cobrar la entrada". 

La propuesta de Sanz ha chocado con la oposición de todos los grupos de izquierda del Ayuntamiento. El portavoz socialista y exalcalde, Antonio Muñoz, ha expresado su rotundo rechazo al cierre del espacio y ha apostado por un incremento de los recursos municipales destinados a la conservación del patrimonio. 

Y desde el sector turístico, el presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia, Manuel Cormax, ha rechazado el planteamiento del alcalde y ha defendido otras fórmulas para financiar su mantenimiento, como el traspaso de recursos "excedentarios" del Alcázar o la reversión de las tasas aplicadas a los eventos culturales que se celebran junto al monumento. 

ES NOTICIA