Tierra y Mar

Una empresa familiar de Lora del Río surte de sacos especialmente hechos para la recogida de naranjas

Una familia de cuatro personas capaces dedicadas a hacer las bolsas de color azul, especialmente diseñadas para recolectar naranjas. Cuentan con costuras resistentes, boca muy abiertas para facilitar la tarea, y pensada para que el peso, hasta 25 kilos cause el manos daño posible en las espaldas de los temporeros.

No te pierdas otros interesantes reportajes, entra en la web de "Tierra y mar".

21 November 2021

Una mañana más de intensa actividad en esta explotación de cítricos de la provincia de Sevilla. Es el momento de recoger las naranjas, y hay quien lleva más de media vida en este trabajo, como Chiqui.

Chiqui prepara a su sucesora en estas labores, su hija Victoria. Si nos fijamos en los utensilios de trabajo de esta cuadrilla, para recoger la fruta todos llevan unos grandes bolsos azules, todos los mismos….. pero es que si nos desplazamos a otras zonas, también los encontraremos.

Los fabrica desde hace 22 años una pequeña empresa familiar en Lora del Río. Este pequeño negocio vende sus productos  prácticamente por todo el Valle del Guadalquivir y una parte de Valencia.

En la cadena de trabajo cada uno tiene una función definida, Juan, con precisión milimétrica corta el material que en la zona de arriba cosen su mujer, Dolores y la prima de esta Mariluz.

¿Qué ha hecho que sus bolsos sean los más demandados para las campañas de cítricos? Gerardo se dedica a las ventas y a la distribución, según él, casi ha crecido rodeado de lonas azules. Les preguntamos que tal se lleva los de trabajar en familia, y aunque con algunas diferencias, en general están satisfechos.  Pero entre cortes de tela, pespuntes, carga y descarga también hay tiempo para compartir desayunos y sonrisas.

Ahora volvemos a los naranjos, destino final de estos bolsos, donde se deposita la fruta que más tarde llegará a nuestras mesas.  Atrás quedaron los tiempos donde la recolección se hacía en cajas directamente o con pesados macacos. Los consumidores ahora tienen la garantía de que la fruta estará las mejores condiciones.