Tierra y mar

Tan esforzada como fundamental, la labor del pastor de alta montaña

El pastoreo de montaña es una profesión tan antigua, que casi forma parte del paisaje, camuflados. Pese a que es una actividad dura y poco reconocida, su papel es fundamental en la economía rural y en la conservación del medio ambiente. Puedes ver el programa completo si entras en la web de Tierra y mar.

20 June 2021

Un pastor de ovejas trabaja hoy igual que lo hacían sus antepasados, en los albores de la civilización. Es un continuador de este oficio milenario al que se llega por vocación y asumiendo las consecuencias de una existencia en soledad y sin comodidades. Entre otros protagonistas, Tierra y mar habla con Casimiro Teruel, pastor durante 90 años.

Las montañas constituyen áreas preferentes para la localización de la ganadería extensiva basada en el la integración simbiótica entre pastizales y pastoreo. Los pastores conocen su entorno natural como pocos. Aman sus paisajes porque los conocen desde pequeños y les proveen de sustento. Piensan en su conservación para asegurar que con lo que cuentan hoy se mantenga mañana y mejore en el futuro.

El pastor cría, guía y cuida del ganado al aire libre, observa a sus animales mientras pastan. Su día a día suma muchas horas, da para andar muchos kilómetros y para muchos careos. No hay vacaciones, ni domingos ni fiestas de guardar, las ovejas no entienden de calendarios.

El pastoreo de montaña nos enseña que sin abusar del suelo, ni de la vegetación, ni de la fauna, se optimizan los recursos y se generan nuevas oportunidades para la vida. Sin embargo, el número de pastores de montaña se reduce.