Tierra y mar

Invernaderos sostenibles para aumentar la productividad con energías limpias

La Universidad de Almería trata de aumentar la productividad de los invernaderos con energías limpias, nuevos materiales plásticos y mejoras en la ventilación.

Puedes ver el programa completo si entras en la web de "Tierra y mar".

13 June 2021

Plásticos de colores para jugar con la radiación que llega al cultivo. Se intenta que se incremente la productividad buscando las condiciones precisas de humedad y temperatura del invernadero más idóneas para conseguir resultados.

No es fácil, lo plásticos pueden ser rosas, azules, o transparentes, cada uno tiene una radiación, se estudian variables: todo para que el agricultor consiga mejores resultados, más beneficios y con energías limpias que son el sol y el aire.

En este ensayo se trabaja con un proyecto europeo, otro estatal y dos empresas de la zona. Los centros de investigación de Almería como la Universidad consideran prioritario buscar alternativas para aumentar la rentabilidad de los agricultores consiguiendo mayor producción con un menor coste. Mucho trabajo para evaluar todos los pequeños detalles que influyen en el crecimiento de las plantas.

Vamos a viajar por un invernadero que está en la Finca experimental de la UAL con Anecoop que es quien lleva la conservación y proyectos. Es un invernadero especial donde la ventilación tiene mucha importancia. De ahí estas ventanas laterales que se abren y se cierran, la mosquitera siempre impidiendo que entren insectos. La ventilación zenital es fundamental. Objetivo final aumentar la fotosíntesis de las plantas con parámetros climáticos.

Los agricultores de Almería blanquean los techos de los invernaderos para disminuir la temperatura. El grupo de investigación que lleva 25 años trabajando en técnicas de control climático en invernaderos. Ahora de forma diferente pretenden modificar el espectro de radiación y así rebajar la temperatura dentro del invernadero.

Para estudiar estas variables se emplean medios de medida muy sofisticados se instalan equipos portátiles y otros continuos que pasan datos al ordenador con todas las variables. Sensores de temperatura y de humedad autónomos, que registran sus propios datos y luego los vuelcas y que informan de la distribución de la temperatura y la humedad en todo el invernadero: a un metro, a dos, en dirección norte, sur o centro. Son importantes los anemómetros. Recogen información en este sentido: de los más sofisticados el Irgason.

En el invernadero se aplican varios proyectos de investigación financiados por la Universidad, por el Ministerio o por dos empresas de la zona. Más de 200 mil euros de financiación, 4 años de investigación que empezaron en 2020. Todo ello para mejorar la sociedad almeriense tan cercana a la Universidad y seguir evolucionando técnicamente aportando riqueza a nuestra tierra y a nuestros agricultores. Resultados finales del proyecto en 2023. Mientras tanto, siguen trabajando.