Tierra y mar

Arte en las calles de Villanueva de San Juan contra la despoblación rural

Es la apuesta que ha calado con éxito en Villanueva de San Juan, un municipio sevillano de apenas 1.000 habitantes.

Seis jóvenes creadores han pintado en sus fachadas a vecinos y rincones disparando así las visitas de curiosos y turistas.

Puedes ver el programa completo si entras en la web de "Tierra y mar".

13 June 2021

El arte ha puesto en el mapa a Villanueva de San Juan, este pequeño escondite en la Sierra Sur de Sevilla. El municipio descansa entre picos y cerros. Aquí se vive de la agricultura. El olivar ha ido ganando terreno, frente al cultivo de cereales como el trigo y la cebada. Poca actividad económica más, para un enclave que como la mitad de los pueblos andaluces ha perdido población en los últimos 20 años.

De esos 1000 habitantes, los jóvenes no llegan al 20 por ciento. Villanueva envejece, aunque a sus 6 meses los mellizos Antonio y Migue Ángel sean las últimas incorporaciones al censo. Dos de los tres bebés villanovenes nacidos el último año. La situación empuja a cada generación a buscar nuevos horizontes

Dándole vueltas al problema de la despoblación, Juan Antonio Pavón tuvo una idea. Su familia es de aquí y aunque él no vive en la localidad el arraigo es grande.

Y así surgió la iniciativa repoblando, un certamen de murales rurales que ha removido el pueblo y que ha traído hasta aquí a tres de los artistas más prometedores de Andalucía.

Ana fue la inspiración de Alberto en una obra ejecutada a medias con Alejandro Gambín. Durante la realización de los murales se creó un vínculo fuerte entre vecinas y artistas, un vínculo que continúa.

La iniciativa ha dejado cinco grandes murales en Villanueva de San Juan, un éxito de público que ha superado con creces la reticencia inicial de los vecinos

En esta apuesta por revitalizar Villanueva todos hacen su parte. El color inunda las calles y el pueblo se pone a punto para ofrecer todo su atractivo.

El color rompe con toda su fuerza en este bodegón de Marta Lapeña, fundiéndose con un entorno lleno de matices, de sombras y luces proyectadas y de una arquitectura propia que estos creadores conocen bien. Se van pero puede que vuelvan pronto. Ya hay una segunda edición en marcha. Arte y cultura para atraer el turismo y enriquecer la vida de la Andalucía rural.