Tierra y mar

Limones por los suelos: se hunde la demanda por culpa de la pandemia

La producción de limones se está quedando este año en el suelo. Muchos bares y restaurantes han estado cerrados por la pandemia y el precio de los limones se ha hundido para el agricultor al que no le es rentable recogerlos.

Tienes el programa completo en la página de Tierra y mar.

21 February 2021

Bares con las puertas cerradas, restaurantes que ya no pueden abrir, zonas de ocio que no sirven bebidas. Así han estado durante el mes de enero la mitad de los establecimientos en España y en Andalucía. Y todo esto lo sufren, además de sus trabajadores y propietarios, los que producen para la calle, los ganaderos y agricultores que tienen en la línea horeca, hoteles, restaurantes y cafeterías, una de las salidas a sus productos.

Hay muchos, pero uno de los ejemplos está aquí, en una explotación de limones.

Esta campaña es una ruina, no consiguen vender la fruta, nadie va a buscarla, nadie la recoge. En esta pequeña explotación apenas han cortado una decima parte, el resto está en el árbol, o en el peor de los casos, en el suelo. El precio que les pagan las distribuidoras no da ni para cubrir los costes. Producir un limón está en torno a los 30 céntimos.

Los productores de limones llevan años protestando por el incremento de las importaciones de terceros países como Turquía, Egipto o Suráfrica, pero en esta campaña, el enemigo es otro.

La paradoja está en que mientras el agricultor recibe 20 céntimos por kilo de limones, en las fruterías, tiendas y supermercados su precio oscila entre 1 euro con 70 y dos euros. El consumidor paga diez veces más de lo que recibe el agricultor.

La meteorología tampoco ha acompañado esta campaña. Las bajas temperaturas han hecho estragos en la fruta. 

La otra cara de la moneda a esta crisis de precios y de demanda la pone la naranja. Hace meses que se está recogiendo y la campaña sigue a buen ritmo aunque con altibajos.

La pandemia ha traído beneficios y perjuicios a la campaña de la naranja. Por una parte se ha incrementado el consumo doméstico pero por otra la recolección es más difícil, por las medidas de seguridad, y ha caído la demanda de zumos en los bares.

Andalucía es la principal productora de naranjas de España. De aquí salen un millón 600.000 toneladas entre los meses de octubre y mayo. Es mucho más humilde la producción de limón, que no llega a las 110.000, un 10 por ciento de la producción nacional. Sin embargo, al ser pequeñas explotaciones, los limones suponen un complemento económico para el agricultor, complemento que en esta campaña y por la pandemia, no va a tener.