Espacio protegido

El espacio natural de las albuferas de Adra es un auténtico observatorio del cambio global

Acompañamos a un grupo de anilladores de aves en esta reserva natural de Almería. Después de más de una década registrando su evolución, concluyen que la fauna nos están diciendo qué es lo que está pasando. Puedes ver más noticias en Espacio protegido y el programa completo en la plataforma de CanalSur Más.

CANAL SUR MEDIA 10 March 2024

Siete de la mañana, antes de que despunte el amanecer, Emilio y José María, miembros del grupo Rhodopechy, comienzan a colocar las conocidas como redes japonesas o de niebla en la Albufera Nueva de Adra, en Almería. Son los primeros pasos en una jornada en la Estación de Anillamiento Lorenzo García. Puestas las redes, lo siguiente es prepara el material para que todo esté listo antes de empezar a anillar los pájaros. A pocos metros se comienza a escuchar el chapoteo de las aves que despiertan. Algunas alzan el vuelo. El grupo está liderado por un anillador experto y otro en formación. Son los que dirigen todo el proceso. Este trabajo se repite dos veces cada mes, normalmente durante el fin de  semana y utilizando el método RIM, en referencia a las aves residentes, invernantes o migrantes, siempre sin reclamo.

A lo largo de una década se han anillado casi 6.000 pájaros en las albuferas. En estas campañas también se han recuperado especies que han llegado de otros puntos, 27 de ellas internacionales. Las albuferas son, además, un observatorio del cambio global. Las aves nos están diciendo qué es lo que está pasando. Algunas de las especies de entonces ya no pasan por aquí, pero no solo por lo que ocurre en nuestro entorno, también en otros países o continentes.

En esos cambios la agricultura intensiva bajo plástico que rodea las albuferas, influye. Un informe elaborado por
11 científicos de las universidades de Málaga, Granada y Almería ha encendido la luz roja sobre el estado de conservación, sobre todo de la Albufera Nueva. Gran parte de la masa de agua ya no es dulce, está salinizada.

El informe científico se han enviado a la
Administración andaluza y desde la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, se han anunciado inversiones para controlar el entorno, la salinidad, y las especies invasoras. A los investigadores y conservacionistas les preocupan las medidas que se vayan a aplicar yesperan que se les pida opinión. Después de más de cuatro décadas trabajando en las albuferas, han logrado un conocimiento que aseguran es necesario para mantenerlas vivas.