Espacio protegido

El uso del chopo para la construcción podría salvar su cultivo en Granada

Las choperas dibujan uno de los paisajes característicos de la vega de Granada, un cultivo que ha ido perdiendo interés pero que ahora puede volver a resultar rentable gracias al uso de esta madera en las construcciones más sostenibles. Puedes ver más noticias en Espacio protegido y el programa completo en la plataforma de CanalSur Más.

CANAL SUR MEDIA 18 February 2024

En Ogíjares, muy cerca de la ciudad de Granada, están construyendo una casa  especial. Es la única vivienda unifamiliar de este tipo hasta el momento y la particularidad está en que es  de madera, de madera autóctona, de madera de chopo de la Vega granadina y de pino de Cazorla. Sus propietarios, un matrimonio con tres hijos, van a establecer aquí su nueva vivienda.

Es a primera vez que se trabaja este tipo de madera con otro tipo de madera distinto. El chopo se ha utilizado en muchas viviendas antiguas, pero sin tratar ni nada, lo que era el tronco completo. En cambio aquí tiene su tratamiento y es innovador porque mezcla esos dos tipos de madera.

La madera tiene ventajas importantes que se vienen demostrando en los últimos años, donde se está orientando el mercado hacia una construcción más sostenible. Buscando carbono cero en la construcción, es lo que ha permitido que la madera se posiciones como un material referencial porque tiene enormes ventajas, no solamente por su neutralidad de hacer carbono, sino también por la capacidad de hacer estructuras ligeras.

Para Luis Llopis García, de Bonsai Arquitectos, "lo que estamos intentando es recuperar un material histórico que ha tenido una historia vinculada a la cultura en el entorno de la vega de Granada y maridar las ventajas de ambas cuestiones. Por un lado, poder conseguir de manera estructural madera que tiene un precio interesante para los productores, utilizar esos sistemas estructurales. Por otro, fomentar la plantación de choperas que han desaparecido en los últimos 25 años de manera dramática y conseguir que ese beneficio sistémico que suponen las plantaciones de chopo, de alguna manera revierta también en la ciudad.