Espacio protegido

El derecho a reparar los productos electrónicos ya es una realidad y genera empleo

En Huelva, una ONG genera empleo con el reciclaje y reutilización de los productos tecnológicos.

No te pierdas el programa, entra en la web de Espacio Protegido 

16 January 2021

Los ciudadanos europeos ya tenemos derecho a reparar nuestros productos eléctricos y electrónicos, algo que plantea oportunidades de economía social.

Viajamos hasta una Trapería de Emaús. Estos traperos forman una entidad internacional de economía social, dedicada a la reutilización, el reciclaje y la educación ambiental. En Gibraleón, Huelva, tienen su nave. Como en todos sus centros tiene dos puertas. Una por la que entran residuos y otra por la que, después de un concienzudo trabajo, salen limpios, ajustados y funcionando, infinidad de productos por mitad de su precio.  

Traperos de Emaús mantienen una apuesta decidida por la economía circular y el medioambiente. Se trata de que el valor de los productos y materiales se mantenga el mayor tiempo posible dentro de la economía, alargando su vida útil y de que los residuos y el uso de recursos se reduzcan al mínimo.

El Parlamento Europeo ha aprobado el derecho de los ciudadanos a reparar los electrodomésticosLa Unión Europea se pone las pilas y ejecuta así su plan para limitar los productos electrónicos de "un solo uso" y obligar a los fabricantes a facilitar la reparación de los dispositivos.

Los eurodiputados quieren que estas reparaciones sean "más atractivas, sistemáticas y rentables, ya sea ampliando garantías para las piezas reemplazadas o mejor acceso a la información sobre reparación y mantenimiento". La resolución adoptada impulsa la reparación, reventa y reutilización.

Los RAEE son residuos de los aparatos eléctricos y electrónicos procedentes tanto de hogares particulares como de usos profesionales. Estos residuos son un flujo cada vez más creciente.

En Andalucía, la recogida durante el año 2019 fue de 47 millones de toneladas. Traperos Huelva recoge aparatos eléctricos de empresas y particulares y gestiona RAEE de 7 puntos limpios de la provincia.

Los SCRAPS son entidades donde productores y distribuidores derivan su responsabilidad de reciclar. La adquieren al cobrar ese servicio al ciudadano.

La memoria ambiental de los traperos onubenses en 2019 destaca una recogida de 8.000 kg sólo en aparataje eléctrico-electrónico, de los que la cuarta parte consiguen devolver a reutilización; y a los que otorgan un año obligatorio de garantía.

No podemos despedirnos de estos traperos sin mencionar su dimensión social. Unos precios que también deben permitir a Traperos de Huelva ser sostenibles y cumplir ese ideario social. Un objetivo que busca ser un espacio de inserción sociolaboral y desarrollo personal, ofrecer empleo digno y protegido a personas en exclusión, igualdad salarial y alcanzar cuota de género.