los reporteros
los reporteros

Juan Sebastián Elcano: al servicio del mar

El buque escuela cumple una semana en su nueva misión: medir la temperatura y el comportamiento de las corrientes profundas del mar, un proyecto de la UNESCO.

Los Reporteros ha estado con la tripulación horas antes de su partida.

CANAL SUR MEDIA 21 January 2024

El buque escuela Juan Sebastián Elcano surca el océano en la primera fase de una singladura que comenzó hace justo una semana. En este nuevo trayecto, tiene una misión muy especial: medir la temperatura y el comportamiento de las corrientes profundas del mar. Los datos que recabe Elcano podrían ser decisivos para intentar frenar las consecuencias del cambio climático, a nivel mundial. En Los Reporteros nos hemos embarcado en este histórico barco, apenas unas horas antes de su partida, para conocer un proyecto enmarcado en la estrategia global de la UNESCO para la protección de los Océanos.

Es verdad, para los alumnos de la Armada viajar a bordo de Elcano es siempre una experiencia única, una de las pocas que iguala a reyes y plebeyos, ante esta inmensidad. Muchos aún no lo saben, pero la travesía de este año podría -además- ser decisiva para el futuro de la Humanidad. Sus guardiamarinas tienen una misión importante: medir la temperatura de las corrientes oceánicas.

Una labor coordinada por la Universidad de Cádiz, en la que participa el Instituto Hidrográfico de la Marina y la Armada, con la dotación del Juan Sebastián Elcano. Se enmarca en la estrategia del Decenio de los Océanos de la UNESCO. La iniciativa surgió en 2019 coincidiendo con el quinto centenario de la primera circunnavegación alrededor del mundo de Magallanes y Elcano.

Con los nervios a flor de piel, horas antes de su singladura, la dotación trabaja, mimando cada detalle, conviviendo en cubierta con turistas y curiosos que esperan impacientes sentirse durante unos minutos parte de la Historia

Pero, ¿por qué es trascendental el papel de Elcano en este viaje? La clave se explica en esta simulación: las masas de aguas que parten del Ecuador se enfrían y después se hunden cerca de Groenlandia, formando el agua profunda que posteriormente fluirá hacia latitudes más bajas. Hace unos meses un artículo publicado en la revista Nature avisaba del posible colpaso de este ciclo.

Si esta circulación oceánica se frena podríamos sufrir alteraciones climáticas imprevisibles a nivel mundial. El papel de Elcano será medir esas temperatura y densidades de las capas de agua profunda para comprobar si las corrientes han cambiado o no su comportamiento. Porque las respuestas, como los tesoros, reposan en el fondo del mar. De ellas depende nuestro futuro.

De algún modo, el ese futuro comenzó a escribirse hace casi un siglo. Las imagenes de cine mudo que ilustran este reportaje se grabaron en 1928: vemos el primer viaje trasatlántico del Juan Sebastián Elcano. El buque es recibido en Buenos Aires por una delegación española en Argentina, encabezada por el entonces embajador Ramiro de Maeztu.

Años más tarde, el cine sonoro nos dejaría otra joya. El documental “Capitán de los Vientos”, rodado en 1964, describe la vida cotidiana, a bordo del buque Escuela. El velero toma vida y narra, en primera persona, una travesía que les llevará hasta la Bahía de Nueva York.

Una instrucción en blanco y negro, sin mujeres entre sus aspirantes. El mundo ahora, es de colores, pero el Juan Sebastián Elcano apenas ha variado su ruta y su forma de navegar, impulsado por los vientos y las corrientes, guiado por la diosa Minerva en su proa. Un navío ideal para la investigación

Nuestro planeta tiene un 75 por ciento de superficie sumergida. Sin embargo, conocemos mejor el suelo la Luna y de Marte que el lecho marino. Los fondos abisales aún se resisten a desvelarnos sus misterios. En la próxima década este velero casi centenario podría ser la llave que nos abra las puertas a los secretos profundos del mar.

ES NOTICIA