La curiosa reacción de A-Ha respecto a su mayor éxito

Más noticias y novedades en la web de Canal Fiesta Radio.

CANAL SUR MEDIA 18 October 2023

A-ha es un grupo unido por la profesionalidad y un gran éxito de los 80 y muchas más. En 1985 se publicó ‘Take on me’, una de las canciones más descargadas en nuestra época en plataformas 37 años después.

En este trío de Oslo se da una particular relación entre sus componentes con tendencia a despotricar unos de otros, y si algo les uno es que los tres detestan Take On Me. Para su vocalista, Morten Harket, se ha convertido en una discreta “penitencia” recibir la petición en sus conciertos del tema Take On Me.

Un tema interpretado una y otra vez, que sienten ya como “ajeno”, uno de tantos recuerdos, “y no necesariamente uno de los mejores”, de un tiempo pasado. El guitarrista, Paul Waaktaar-Savoy, cree que la canción “forma parte de la memoria sentimental de varias generaciones” y por tanto ya no pertenece a sus autores: “Ni siquiera importa lo que pensemos de ella, tocarla es un tributo a nuestro público, que nos lo ha dado todo y una de las cosas que nos pide a cambio es Take On Me”.

Para Magne Furuholmen: “Es como un foco demasiado potente que ha eclipsado el resto de nuestro repertorio”. Furuholmen habla de grandes temas de su discografía que sus fans disfrutaron tanto o más que el hit en cuestión como: Stay on These Roads, The Sun Always Shines on TV, Minor earth major Sky, Hunting High and Low o Cry Wolf. Take On Me se editó en el Reino Unido en octubre de 1984, pasó desapercibida pero el grupo no se rendía en su apuesta y encargó una remezcla a Alan Tarney. 

La nueva versión apareció en el álbum de debut de A-ha, Hunting High and Low, y se lanzó como sencillo en septiembre del 85 acompañada de un vídeo a cargo del realizador anglo-irlandés Steve Barron. Esta obra maestra de la animación rotoscópica (es decir, realizada calcando fotograma a fotograma las imágenes de una filmación real con una máquina, hoy en desuso).

La modelo y actriz británica Bunty Bailey protagonizaba la historia de una chica que se enamora del protagonista de un cómic de estética vintage. 37 años después, el de Take On Me es uno de los videoclips más vistos de la historia. Solo en YouTube, supera ya los 1.300 millones de reproducciones. La canción llegó al número 1 en las listas de singles de los Estados Unidos coincidiendo con el estreno del vídeo.

A medio plazo, alcanzaría el uno de las listas de éxito en 36 países, incluida toda la Europa occidental con las excepciones de España, Francia y, curiosamente, el Reino Unido, lugar de residencia de sus autores, donde tocó techo como número 2 la semana del 28 de septiembre del 85, tras The Power of Love, de Jennifer Rush. Hoy solo queda el reducto de su amistad de aquellos primeros años.

En palabras de Morten son “tres buenos profesionales condenados a entenderse”. Viajan por separado, se reúnen en el estudio o sobre el escenario y apenas hablan de nada que no tenga que ver con el grupo. Se conocen bien, se entienden en lo fundamental y, hasta cierto punto, se respetan después de protagonizar los años dorados de la música pop nórdica. 

ES NOTICIA