LA MAÑANA DE ANDALUCÍA
<
LA MAÑANA DE ANDALUCÍA

El covid-19 no se extinguirá como su antecesor el SARS de 2002

Joaquim Segalés, investigador del Centro de Investigación en Sanidad Animal, ha sido uno de los veterinarios que ha incorporado la OMS al equipo de I+D de enfermedades prioritarias. Como ha contado en La mañana de Andalucía, allí buscan los mejores modelos de animales donde probar la vacuna contra el covid.

3 June 2020

Dos investigadores españoles se han unido al grupo de trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que busca un el mejor modelo animal para investigar la aplicación de la vacuna contra el coronavirus. Uno de ellos es Joaquim Segalés, investigador del Centro de Investigación en Sanidad Animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias que ha estado en La mañana de Andalucía donde ha profundizado en la labor de este concreto equipo de cientificos internacionales. "La vacuna tiene dos grandes fases, la preclínica y la clínica. En la primera se trabaja en demostrar que la vacuna funciona en animales y para esto hay que reproducir la enfermedad en ellos y no es fácil porque especialmente este covid tiene multitud de síntomas. Aunque un modelo con todas las variables es imposible, hay que buscar lo más similar", ha explicado. En este sentido ha revelado que se están usando como modelos para el covid-19 "al hurón, al hámster sirio y el modelo de ratón transgénico que se uso con el SARS de 2002".

En la OMS precisa "no se hacen vacunas", pero aclara que "se facilita la transmisión de información y se pone en contacto a investigadores y empresas para lograr una vacuna". Y a pesar de que sean cientos las investigaciones abiertas cada una por su cuenta a lo largo del mundo, Segalés no lo ve como algo negativo pues recuerda que "de cada cinco que llega a la fase clínica -prueba con humanos- el 80% no llegan luego al mercado y por tanto hay que probar múltiples opciones dado que además, si solo llegara una, habría un gran problema de fabricación por la enorme demanda".

Y la vacuna es "una necesidad imperiosa", ha dicho Segalés en este caso porque, en su opinión, este coronavirus no tendrá el mismo comportamiento que su antecesor el SARS de 2002 que desapareció al año siguiente: "Aquel generaba una enfermedad más grave porque de hecho tuvo una tasa de mortalidad del 10%, pero solo contagió a 9.000 personas. Este coronavirus se transmite con mas facilidad así que no esperamos que desaparezca; ha venido para quedarse". No obstante, tranquiliza a la población: "No esperamos rebrotes de la dimensión de lo que hemos tenido".

ES NOTICIA