TRAS 25M
TRAS 25M

Los sindicatos auguran "recortes de empleo" en el sector público andaluz

CCOO y UGT han augurado hoy que en la administración andaluza y en sus empresas públicas habrá recortes de empleo tras la "tregua" de las elecciones autonómicas del 25 de marzo y han advertido de que la reforma laboral afecta también a los empleados públicos.

Informativos CanalSur 19 March 2012

En rueda de prensa, los secretarios generales de las federaciones de servicios públicos de UGT-A, Antonio Tirado, y el de la federación de servicios a la ciudadanía de CCOO-A, Felipe Falcó, han llamado a todos los empleados públicos andaluces a secundar la huelga general del 29 de marzo contra la reforma laboral.

Aunque la reforma laboral no afecta al personal funcionario -sí al resto de empleados públicos-, los dirigentes sindicales han alertado de que se avecinan medidas de recorte sobre el colectivo funcionarial y se han remitido a la iniciativa adoptada en Cataluña de aplicar la movilidad geográfica a los funcionarios.

En este sentido, Antonio Tirado ha aventurado que el gobierno "no tardará mucho" en modificar el estatuto básico del empleado público para poder despedir a los funcionarios, y ha vaticinado que los presupuestos del Estado para 2012 incluirán medidas que afectarán a este colectivo.

Además, ha sostenido que la reforma laboral "se ha hecho a medida para los empleados públicos", ya que abre la puerta al despido de trabajadores por la vía del expediente de regulación de empleo extintivo, según el dirigente de UGT, quien ha defendido que tenemos la "obligación de defender el único patrimonio común" que constituye la sanidad y la educación públicas.

El dirigente de CCOO ha confiado en que "reine la cordura" entre los funcionarios, a pesar del distanciamiento con UGT y CCOO a raíz de la reforma del sector público andaluz y contra la que se levantó gran parte de este colectivo en Andalucía.

A este respecto, Felipe Falcó ha manifestado que ha quedado claro que el objetivo de la "oposición feroz" de los funcionarios era un cambio político en Andalucía, mientras que CCOO y UGT perseguían la defensa del empleo y en ningún caso que esos trabajadores públicos se convirtieran en funcionarios sin concurrir a una oposición.

 Según los datos de los sindicatos, en la administración andaluza no se ha producido ningún despido en los tres últimos años, aunque sí en empresas públicas dependientes de la Junta, pero no lo han cuantificado. No obstante, el empleo en la administración de la Junta ha descendido en esos años una media del quince por ciento al aplicar una tasa de reposición de cero.

El ajuste está recayendo más hasta ahora en la administración local, compuesta por 771 municipios con más de 131.000 trabajadores, ya que se han producido 615 despidos y hay más de 8.800 trabajadores afectados por retrasos en el cobro de sus salarios que van desde un mes hasta ocho.