liga europa
liga europa

Nápoles, una ciudad enferma de Maradona

El Nápoles, que en toda su historia sólo acumulaba dos Copas, logró su primer escudeto y su primer doblete, porque esa temporada también ganó la Copa.

Hubo más logros, Un nuevo escudeto en la temporada 89/90, Pero antes, en la temporada 88/89 presentó sus credenciales en Europa y se llevó la Copa de la UEFA con una final a doble partido ante el Sttutgart y un resultado global 5 a 4.

En el 91 el Nápoles ganó la Supercopa, antes de marchar a España para jugar en el Sevilla.

CANAL SUR MEDIA 24 February 2021

El Dios de Nápoles, decía ese seguidor. La figura de Maradona es omnipresente. El Granada lo recordaba con esta imagen del Pelusa, que también vistió la camiseta rojiblanca en Los Cármenes. Pero fue con la celeste del Nápoles con la que cambió la historia, transformando a un equipo, al que sus rivales italianos llamaban apestado en campeón.

Casi nadie entendió aquella operación. El mejor jugador del mundo escogió a un club que peleaba para mantenerse en la Serie A italiana y a una ciudad decadente, muy mal vista por los norteños y siempre vinculada a la mafia. Y el Nápoles, incrédulo, hizo su mayor inversión deportiva, siete millones y medio de dólares.

En julio de 1984 empezó el idilio. Pero los primeros frutos no llegaron hasta 1987, con Maradona convertido ya en campeón del mundo con su selección. El Nápoles, que en toda su historia sólo acumulaba dos Copas, logró su primer escudeto y su primer doblete, porque esa temporada también ganó la Copa.

Hubo más logros, Un nuevo escudeto en la temporada 89/90, Pero antes, en la temporada 88/89 presentó sus credenciales en Europa y se llevó la Copa de la UEFA con una final a doble partido ante el Sttutgart y un resultado global 5 a 4.

En el 91 el Nápoles ganó la Supercopa, Maradona dio positivo por cocaína, fue suspendido 15 meses y decidió atravesar el Mediterráneo para, en el año de la Expo, jugar en el Sevilla como paso previo para regresar a su país.

En Nápoles dejó una ciudad entregada donde la presencia del astro se mantiene en sus calles, en sus bares, en santuarios y en su museo. Como él mismo dijo cuando llegó lo esperaban más de 70.000 personas pero cuando se fue lo hizo solo, muy solo.

Aún así la fusión se mantiene y este juevesel Granada jugará en el estadio Diego Armando Maradona, el ídolo que también se enfundó su camiseta. 

ES NOTICIA