casi cuatro meses de huelga
casi cuatro meses de huelga

Acerinox reducirá de cinco a tres los turnos y anticipa posibles despidos

A pesar del anuncio, los trabajadores de la planta de Los Barrios mantienen las movilizaciones y esperan que la empresa concrete fecha para seguir negociando el convenio. 

Una caja de resistencia está ayudando a decenas de familias a hacer frente a este largo parón laboral sin ingresos.

CANAL SUR MEDIA 30 May 2024

El grupo Acerinox ha anunciado cambios en la fábrica de Los Barrios, que pasará a tener tres turnos en lugar de los cinco habitualesLa decisión llega tras casi cuatro meses de huelga indefinida de los trabajadores por el desacuerdo con la empresa en la negociación del convenio colectivo.

El anuncio no ha sorprendido a los 1.800 trabajadores de la plantilla. Sólo esperan que la empresa concrete fecha para seguir negociando el convenio. 

Los representantes sindicales aseguran que no entra en sus planes tirar la toalla, aunque la empresa advierta del posible recorte para implantar su nuevo modelo organizativo, pasando de cinco a tres turnos de trabajo, a la vista -dice el comunicado de Acerinox- de las condiciones de mercado y los resultados económicos de los últimos años.

El comité de huelga esperaba un anuncio de este tipo y, aunque les suene a amenaza -dicen- se queda con el mensaje de que la dirección no cierra la puerta al diálogo, según ha explicado José Antonio Valencia, representante del comité de huelga.

Tras casi cuatro meses de parón laboral, la caja de resistencia de los trabajadores ya ayuda con alimentos a más de 70 familias.

Los trabajadores ya tienen prevista para el sábado una manifestación y, a partir del lunes, una acampada de seis días en la Plaza Alta de Algeciras. Pese al desgaste siguen entonando su ya conocido "Ni un paso atrás". 

TODO EMPEZÓ EL 5 DE FEBRERO

La huelga en Los Barrios se remonta al pasado 5 de febrero, después de que una amplia mayoría de trabajadores -1.313 'sies' frente a 193 'noes'- votaran a favor, como prueba de su rechazo a las condiciones de la empresa, en la negociación del nuevo convenio colectivo con el que la multinacional quiere mejorar la competitividad de la planta.

Sus demandas se centran, entre otros aspectos, en la revisión salarial, en la que el comité pedía una subida del 3 % anual con revisión del IPC real cada año (los próximos tres), mientras que la empresa ofrecía un 1,75 % de incremento para los siguientes tres ejercicios sin revisión al IPC y con una mejora de 0,5 % por cada 35 millones de beneficios.

El comité también rechazaba, de pleno, la pretensión de flexibilizar la jornada de los trabajadores (alargarla o adelantarla) y de impulsar su polivalencia.

Por entonces, fuentes de la firma, la segunda más exportadora de Andalucía y una de sus principales empleadoras, sostenían que la planta llevaba tres ejercicios de pérdidas, de ahí la necesidad de impulsar un cambio de modelo para ganar competitividad.

Tras meses de conversaciones, la huelga de la factoría gaditana se acerca ya a los cuatro meses de duración. Aunque su comité ha apelado a reanudar el diálogo, el rechazo masivo de la plantilla a la propuesta presentada por los mediadores de la Junta de Andalucía llevó a la compañía a informar de que estudiaría nuevas medidas en relación a las pérdidas económicas de esta instalación.

Las 1.800 familias que dependen de empleos directos en esta fábrica y las 600 relacionadas con los indirectos vienen lamentando una situación dramática después de tantos días de huelga indefinida en los que no perciben ningún ingreso en sus casas.

 

ES NOTICIA