Espacio Protegido

El atractivo de una de las cuevas más largas de Andalucía

Puedes ver más noticias en Espacio Protegido y el programa completo en CanalSurMás.

CANAL SUR MEDIA 18 June 2022

La sierra de Líbar es uno de los macizos montañosos del Parque Natural de Grazalema. Las rocas calizas esconden cavidades muy apreciadas por los espeleólogos y los arqueólogos. La más larga y también la más conocida es la cueva de Hundidero-Gato, declarada Monumento Natural de Andalucía hace tres años.

El río Guadares, también conocido como Campobuche, se filtra y se pierde en la enorme boca de Hundidero de 60 metros de altura. Para llegar a la cueva que está al fondo de una garganta hay que bajar y luego subir quinientos escalones. El río, seco en esta época del año, desaparece aquí y resurge kilómetros abajo en la cueva del Gato.

Para facilitar el acceso se va a instalar un puente sobre el río Guadiaro. Había uno pero se lo llevó la riada de 2018. Mientras tanto, se han arreglado con una pasarela.

Eso en la salida de la cueva. En la entrada, en Montejaque, a 400 metros de la cima está la presa de Los Caballeros a la que se puede acceder. Construida en 1925 fue una obra de ingeniería pionera en la época.

Actualmente, se está tramitando la declaración de la presa como Bien de Interés cultural y hay un proyecto de restauración ecológica de toda la zona.

Con un poco de impulso la cueva Hundidero-Gato se puede convertir en algo parecido al Caminito del Rey, esa ruta también malagueña, que se inauguró en 2015 y por el que pasan 300.000 visitantes al año. Por el momento, los números de la oficina de turismo de Montejaque son más humildes. En el último año ha atendido a 1.300 personas.

El atractivo de una cueva de 4 kilómetros pero cuyos entornos son visitables. Empieza aquí, en Montejaque, y termina en Benaoján donde el río Guadares se junta con el Guadiaro.