Uso de Cookies

Documental | Trinidad Grund: una historia sumergida

Documental biográfico sobre la figura de Trinidad Grund, viuda del industrial Manuel Heredia Livermore, que impulsó un colegio para enseñar a los hijos de los obreros y a los niños necesitados en Málaga.

Trinidad Grund

Federico Grund Steinert era cónsul de Prusia en Sevilla y allí se había casado con la sevillana Trinidad Cerero. En 1832 su suerte cambió cuando el rey Federio Guillermo III le condenó al destierro. Antes de iniciarlo envió a su mujer e hijas a Málaga, ciudad que gozaba de mayor prosperidad económica, por lo que Trinidad Grund llega a Málaga siendo niña.

El destino de las jóvenes de buena familia pasaba era conseguir un buen matrimonio: Trinidad y su hermana Julia frecuentaban los ambientes de la alta burguesía donde conocerían a los hermanos Heredia Livermore herederos de una de las primeras fortunas de España. Se celebra la boda a la vez de Trinidad y Julia con Manuel y Tomás respectivamente, y emprenden también juntos un largo viaje de novios por Europa. Las dos jóvenes parejas son ejemplo de la nueva burguesía malagueña: tienen una inmensa fortuna, viven rodeados de lujos y comodidades, y ejercen una gran influencia en la vida social de Málaga. Viven en uno de los palacios de la familia Heredia en la Alameda, símbolo del poder económico y social de las familias más importantes de Málaga.

El 10 de febrero de 1852 la prensa nacional informa de la muerte de Manuel Heredia Livermore, aunque no de su suicidio que fue un golpe terrible para Trinidad, que por entonces espera su tercer hijo. Cuatro meses después muere su hijo mayor, Manolito. Trinidad Grund queda sumida en una profunda tristeza.
El 28 de marzo de 1856, Trinidad Grund embarca en el vapor Miño en compañía de sus hijas María Isabel y Manuela, familiares y personal de servicio con destino a Sevilla. El 29 de marzo, cerca de Gibraltar, el vapor naufragó y desaparecen las dos niñas. Su vida anterior no tiene sentido para Trinidad pero se niega a interpretar el papel de viuda afligida. Málaga ya nota los efectos de la crisis económica y Trinidad Grund encuentra en el auxilio a los necesitados una motivación para vivir: recorre las barriadas más humildes de Málaga y se interesa por los problemas de la gente. La influencia de su posición social sirve para convencer a las familias más poderosas de la ciudad para participar en las actividades benéficas y presiona a las autoridades para que atiendan las necesidades de las clases populares, especiamente en sanidad y educación.
Trinidad Grund sufraga la capilla del Hospital Civil y otras obras a favor de la Iglesia Católica. Fundó el Hospital para heridos de la guerra de África y preside las conferencias de San Vicente de Paul. Desde esta organización humanitaria impulsa la creación del Colegio San Juan de Dios donde las trabajadores de las fábricas cercanas podían dejar a sus hijos para ser atendidos, educados y alimentados. El principal legado benéfico de Trinidad será el Asilo de San Manuel, donde acogía a huérfanos y personas necesitadas, y en sus instalaciones recibían clases tanto niñas como niños, además de disponer de un obrador de panadería y un planchador donde se instruye a mujeres sin oficio.

Trinidad Grund pasa sus últimos años en un palacio de la calle del Peligro, donde lleva una vida acomodada pero más limitada de recursos que en épocas anteriores. La ruina de los negocios de los descendientes de su suegro, Manuel Agustín Heredia, obliga a Trinidad a recortar las aportaciones económicas a obras de caridad, aunque mantendrá el esfuerzo por estas causas hasta su muerte.

El 31 de Agosto de 1896, a los 75 años,Trinidad Grund muere víctima de un cáncer en su casa de la calle del Peligro, después conocida como calle Trinidad Grund. Su muerte fue noticia en la prensa nacional. Sus restos se encuentran en el panteón familiar de los Heredia en el Cementerio de San Miguel de Málaga.

ES NOTICIA