Uso de Cookies

LOS REPORTEROS

Mercadillos ambulantes


Más de 10.000 familias andaluzas viven de la venta de ambulante

Los mercadillos fueron muy rentables antes de la crisis y de la aparición de las grandes superficies e internet

15 February 2020

Madrugar y montar con frío, lluvia o niebla así comienza la vida cada día para más de diez mil familias andaluzas que se dedican a la venta ambulante. Van de pueblo en pueblo montando sus puestos y ofreciendo telas, ropa, zapatos o bolsos a un precio inmejorable.

En estos tiempos en los que el comercio electrónico pisa fuerte y los centros comerciales ponen las cosas complicadas al comercio tradicional el mercadillo sigue funcionando a pesar de las adversidades.

En todos los municipios andaluces se instalan mercadillos una vez por semana. El ritual de montar y desmontar se repite. Detrás de cada vendedor hay una familia que, en ocasiones, se dedica al completo a esta actividad.

El equipo de Los Reporteros ha recorrido varios mercadillo de Andalucía y nos acerca las historias personales que se esconden detrás de cada vendedor o vendedora.

La mayoría de los vendedores ambulantes se siente asfixiados por los pagos y las ventas bajas. Los ayuntamientos están obligados a ofrecerles recintos adecuados con agua corriente y servicios públicos.

Los vendedores en su mayoría son hombres de entre 16 y 50 años según el último censo de 2019, las mujeres son apenas el 35%.

La venta ambulante no es venta ilegal aunque los comercios locales se quejan de que venden menos el día de mercado sobretodo en el ámbito rural donde el arraigo de los mercadillos es una tradición y una seña de identidad.

ES NOTICIA