Uso de Cookies

HOMENAJE

El Parlamento andaluz, con la cultura gitana

El presidente del Parlamento de Andalucía, Manuel Gracia, ha afirmado que "un adecuado conocimiento de la cultura gitana facilitará, sin duda, la creación de una conciencia social crítica frente a situaciones de discriminación e injusticia".

Informativos CanalSur 15 November 2012

Gracia ha hecho hoy estas declaraciones en un discurso en el pleno del Parlamento de Andalucía con motivo de la celebración, el próximo 22 de noviembre, del Día de los Gitanos Andaluces.

El presidente ha destacado que la población gitana andaluza ha pasado desde una "favorable y hospitalaria acogida a su llegada a una sistemática persecución en siglos posteriores, lo que motivó la pérdida de una gran parte de su cultura y de su lengua".

Ha recordado que esta situación se ha visto "felizmente concluida con el reciente logro de la igualdad jurídica que le otorga nuestra Carta Magna".

"Desde la llegada de los primeros gitanos a España, y en particular a Andalucía, el acervo cultural de este pueblo ha ido acrecentando y enriqueciendo el patrimonio del pueblo andaluz, de manera que en determinados campos artísticos no resulta posible diferenciar lo gitano de lo andaluz", ha afirmado.

Según Gracia, quien ha felicitado a la comunidad gitana andaluza, "los pueblos deben apreciar las aportaciones de unos para con otros, pues una cultura es mucho más fecunda y rica en la medida en la que es capaz de asimilar elementos culturales foráneos".

"Cuando en distintos puntos de la geografía europea surgen brotes racistas y xenófobos, el Parlamento de Andalucía quiere contribuir a su erradicación, trabajando en favor de aquellos sectores de la comunidad gitana más desfavorecidos y facilitando la difusión de su cultura para que sea conocida, valorada y respetada", ha dicho.

El presidente del Parlamento andaluz ha recordado al "padre de la patria andaluza, Blas Infante", y le ha citado afirmando que "en el fondo de la convivencia de Andalucía se ha refugiado el orgullo de vivir, que por suprema y única ley reconoce la adoración a la armonía, el amor al ritmo".