Uso de Cookies

PATRIMONIO HUMANIDAD

La Unesco aconseja "parar" la Torre Pelli en Sevilla

El informe redactado tras la misión desplegada en Sevilla el  pasado mes de noviembre por la Organización de las Naciones Unidas  para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), que el próximo  mes de junio debatirá tal documento en la XXXVI sesión de su Comité  de Patrimonio Mundial, concluye que la torre promovida por la  sociedad Puerto Triana en el sector sur de la isla de la Cartuja  "tiene un excesivo e indudable impacto negativo en el territorio de  transición y la percepción" de los tres monumentos hispalenses  declarados Patrimonio de la Humanidad. A tal efecto, este informe  señala que las autoridades "deben encontrar formas de parar la  construcción y revisar el proyecto (...), estudiando la modificación  de su escala y altura".

Informativos CanalSur 19/01/2012

El informe en cuestión, recogido por Europa Press, está firmado  por Elvira Petroncelli, perteneciente a la Universidad Federico II de  Nápoles (Italia), y por José Aguiar, de la Universidad de Lisboa  (Portugal). Ambos protagonizaron entre el 7 y el 9 de noviembre de  2011 una visita a Sevilla al objeto de recabar 'in situ' información  para el expediente que la Unesco tramita acerca de los efectos del  mencionado proyecto urbanístico, ya en marcha, sobre los monumentos  de la capital andaluza declarados Patrimonio de la Humanidad: la  Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias.

El proyecto, promovido por una sociedad participada  mayoritariamente por Cajasol-Banca Cívica, ha generado un intenso  debate en la ciudad de Sevilla, toda vez que el enclave en el que ya  se desarrollan los trabajos, en el sector sur de la isla de la  Cartuja y a un ritmo de un nivel por semana, dista aproximadamente  500 metros del borde del Conjunto Histórico Artístico de Sevilla y  unos 1.500 metros del triángulo formado por La Catedral, los Reales  Alcázares y el Archivo de Indias.

La Unesco, en el marco del expediente promovido al respecto, había  requerido a España para que antes del 1 de febrero de 2012, entregue  un informe sobre el "estado de conservación" de los monumentos de  Sevilla declarados Patrimonio de la Humanidad, dando además cuenta de  la evolución de la torre de 178 metros que promueve la sociedad  Puerto Triana según el diseño del arquitecto César Pelli.

Esta  petición figura en una resolución emitida por la Unesco tras  examinar, en la XXXV sesión de su Comité de Patrimonio Mundial, un  informe elaborado por una comisión de expertos en cuanto a los  efectos de este proyecto sobre el paisaje histórico de la capital  andaluza. Las pretensiones de la Unesco pasan por revisar de nuevo  este expediente en la XXXVI sesión de su Comité de Patrimonio  Mundial, que se celebrará el próximo mes de junio en San Petersburgo  (Rusia).

De cualquier modo, este informe elaborado por Petroncelli y Aguiar  tras su visita a Sevilla señala un "impacto visual altamente  negativo" de la torre en cuestión, --proyectada para alcanzar 178  metros de altura--, sobre el entorno de los monumentos declarados  Patrimonio Mundial, además de sobre "su contexto y su relación con el  río y otros edificios que apoyan los atributos que expresan el valor  universal excepcional" de estos tres famosos monumentos de Sevilla.

Y es que la torre, según este informe, "se alzará" hasta 178  metros de altura en un "lugar particularmente sensible entre el  conjunto de la Cartuja, el histórico barrio de Triana y el casco  histórico de Sevilla". En ese sentido, avisa el informe de estos  expertos, de que "hay ciertos aspectos donde la nueva torre cambiará  dramáticamente la actual prominencia y significado" de la Giralda, el  antiguo y célebre minarete almohade que corona la Catedral de  Sevilla.

"La prominencia volumétrica y la dimensión vertical de la Catedral  y el minarete de la Giralda siempre han sido una imagen  característica, un poderoso referente, un imaginario colectivo, un  signo que expresa un largo proceso de desarrollo. Si esas relaciones  cambian, afectaremos o comprometeremos los principios sobre los que  el 'valor universal' fue establecido o definido", señala el informe  en cuanto a los motivos por los que estos monumentos gozan de una  declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Dado el caso, el informe concluye que "las autoridades locales  deben encontrar formas de para la construcción de la torre y revisar  el proyecto, a través de la modificación de su perfil en relación con  el impacto percibido que éste podría tener en conexión con el  contexto histórico" y los bienes declarados Patrimonio de la  Humanidad. Y es que los expertos abogan además por "la protección de  la zona de amortiguamiento (que rodea a los monumentos) y un entorno  más amplio" de los monumentos en cuestión.

"Su proceso de revisión debería comenzar estudiando una  modificación de su escala y su altura", señala así este informe que  será examinado el próximo mes de junio en el seno del Comité de  Patrimonio Mundial de la Unesco.