Uso de Cookies

publicidad
RIVERA, 13 AÑOS EN POLÍTICA

De su desnudo a la debacle de Ciudadanos

Rivera estuvo en la dirección del partido desde sus inicios

Lo guió desde el centro político hasta una posición más cercana a la derecha

Catalán, hijo de madre malagueña, abogado de profesión y empleado de banca

11 November 2019

Esta dimisión pone fin, al menos de momento, a una carrera política ligada a Ciudadanos y que empezó hace 13 años. Rivera estuvo en la dirección del partido desde sus inicios y lo guió desde el centro político hasta una posición más cercana a la derecha, en un intento de atraer votos en esa zona del arco parlamentario que, finalmente, le ha pasado factura. 

Su forma desenfadada de hablar fue un soplo de aire fresco en un mundo marcado por el bipartidismo. La primera vez que lo vimos fue en la campaña de 2006. Era cabeza de lista del partido entonces llamado Ciutadans al Parlament de Cataluña. El cartel le dio a conocer en todo el estado.

Se convirtió en presidente de Ciudadanos casi por casualidad. Por llamarse Albert. Formaba parte de una plataforma cívica catalana contra el independentismo. Corría 2006 y dicha plataforma preparaba su transformación a partido político. Buscaban presidente, decidieron elaborar dos listas y ordenar los nombres alfabéticamente. Ganó la lista de Rivera y él, Albert, era el primero.

Joven y prometedor abogado, campeón de natación y ex jugador de waterpolo. Se convirtió en una de las apariciones políticas más fulgurantes de la historia democrática de España. Lejos queda aquel joven desnudo en un cartel electoral, para las catalanas del 2006 en las que consiguió 3 escaños.

Un joven sin experiencia que alimentó muchas esperanzas. De profesión abogado trabajó en laCaixa tras formarse en el extranjero (estudió en Finlandia y Estados Unidos) con un poder de oratoria formidable: no en vano había ganado la liga nacional de debate cuando era universitario. Nacido en Barcelona (se crió en La Barceloneta antes de mudarse a Granollers), su madre es natural de Cútar (Málaga), pueblo en el que la familia todavía tiene residencia.

Intentó el salto a la política española en 2008, pero no lo consiguió hasta 2015. Fue elegido diputado y su partido, Ciudadanos, logró convertirse en la cuarta fuerza política.

A partir de ahí comenzaron los buenos tiempos y una ascenso continuo en las diferentes elecciones, siempre apoyado en la defensa de Cataluña y la oposición al independentismo.

En 2016 llegó a un acuerdo de investidura con Pedro Sánchez. Sin embargo, no apoyó la moción de censura contra Rajoy y comenzó un viraje de su partido hacia la derecha que levantó críticas internas y dimisiones.

En las elecciones de abril de 2019, sin embargo, consiguió sus mejores resultados electorales, con 57 diputados. La campaña de estas últimas elecciones ha sido bastante criticada por el giro hacia la derecha y también por algunas decisiones estratégicas.

ES NOTICIA