Uso de Cookies

X

Stop Desahucios protesta contra Aznar en Granada

La figura de Luis Portero, el fiscal jefe de Andalucía asesinado por ETA en nuestra capital, ha sido recordada por José María Aznar en Granada. El expresidente del gobierno ha participado en el octavo seminario Luis Portero de Derecho Humanos, donde se ha pronunciado contra el fin de la doctrina Parot. Stop Desahucios se ha manifestado a la llegada de Aznar.

16/12/2013 Informativos CanalSur

Un grupo de activistas de Stop Desahucios y algunos estudiantes han esperado a Aznar a la puerta del colegio mayor Albaicín, donde se ha celebrado el acto. Su intención era pedirle como asesor externo de la compañía eléctrica Endesa el fin de los cortes de suministros básicos en los hogares de  Andalucía. No han podido cumplir con su objetivo.

En el acto todas las voces han ido contra la decisión del tribunal de derechos humanos de estrasburgo de eliminar la doctrina parot, permitiendo así en los últimos tiempos la excarcelación de 75 presos con graves delitos, entre ellos 61 terroristas. La viuda de Luis Portero ha dado voz a las víctimas para decir que no son de derechas ni de izquierdas, y criticar que el gobierno de Rajoy no ha hecho todo lo posible para evitar la salida de prisión de los terroristas.

Aznar se ha referido este lunes a la consulta  independentista de Cataluña considerando que "en lo que tiene de  ilegal" el Estado de Derecho "debe reaccionar con eficacia y de  manera proporcionada a la gravedad del desafío, que es mucha".

Durante la conferencia que ha impartido con motivo del seminario  organizado en Granada por la Fundación Luis Portero, ha mostrado su  apoyo al Gobierno "cuando se enfrenta a esta pretensión disgregadora,  antidemocrática e institucional" y ha animado a "estar detrás de las  instituciones" porque "no está en juego un proyecto político  partidista sino la integridad de la Nación y su continuidad histórica  y democrática".

A su juicio, la Constitución "se enfrenta a una estrategia de  destrucción frontal e ilegal", que "no impugna solo las reglas  básicas de la organización territorial del Estado, su fundamento en  la soberanía nacional y en la ciudadanía", sino que "aspira a  destruir una historia vivida en común. Celebra el desgarro y se  recrea en el desastre como propuesta de futuro".

Para el expresidente, "a pesar de la crisis" en España "mantenemos  fortalezas y virtudes" y con ellas "es posible y necesario articular  una política nacional que continúe esta historia de éxito". "No creo  en absoluto que la inmensa mayoría de los españoles --catalanes  incluidos-- quieran apartarse de este camino. Creo, por el contrario,  que es posible renovar consensos; que se puede trabajar desde muchas  posiciones en objetivos comunes; que por delante tenemos un tiempo de  ambiciones compartidas".

Aznar considera que "España no se va a romper", pero ha advertido  de que la sociedad catalana "ya acusa fisuras y grietas muy  preocupantes", de las que tendrán que responder "los que la han  lanzado por esta pendiente al final de la cual sólo está el fracaso",  un fracaso "al que Cataluña no merece ser arrastrada por el  dogmatismo y la obcecación de políticos cegados por el extremismo, la  debilidad y el sectarismo incívico".