Uso de Cookies

sevilla

Visitamos el taller del imaginero sevillano José Antonio Bravo

Lleva cuatro décadas dedicado a la imagineria, desde que su padre, carpintero, le puso en las manos las primeras herramientas

Sus encargos son sobre todo de hermandades, pero también hay clientes particulares

23/03/2019

Dentro de muy poco las calles andaluzas se llenarán de imágenes en procesión, obras trabajadas a fuego lento en talleres como el que esta semana hemos visitado.

La imaginería es el arte sobre el que se sustenta la semana de pasión, un oficio que mezcla pintura y escultura, y que tiene en Sevilla una importante escuela.

Aunque el Murillo más conocido es el de las Inmaculadas hay otro, el de los niños de la calle, aquellos a los que retrató el artista y que hoy toman cuerpo en el estudio de José Antonio Bravo.

Como al genial pintor, a él también le apasionan las figuras infantiles, de hecho son famosos sus niños Jesús, sus Juanitos, a los que representa en todo tipo de actividades.

Lleva ya cuatro décadas dedicado a la imagineria, desde que su padre, carpintero, le puso en las manos aquellas primeras herramientas para entretenerlo.

Sus encargos son sobre todo de hermandades, pero también hay clientes particulares que no renuncian a tener en su casa una de estas pequeñas obras de arte, incluso hay quien les encarga un retrato que él talla y modela con manos expertas.

Y de estos talleres salen hacia los templos figuras que luego se convierten en centro de todas las miradas en cualquier primavera andaluza.

ES NOTICIA