Uso de Cookies

LISTERIOSIS

Magrudis sabía desde diciembre que su carne mechada estaba contaminada por listeria

La Guardia Civil concluye que Magrudis conocía la presencia de la bacteria en diciembre

La Junta de Andalucía decretó la alerta sanitaria en agosto

Hay ocho investigados -dos de ellos en prisión- y 17 toneladas de productos intervenidos

El bebé de Écija que murió en febrero por listeria tenía la misma cepa

7 November 2019

La Guardia Civil ha concluido la investigación abierta tras los casos de listeriosis con un total de ocho personas investigadas, de las cuales seis han sido detenidas y dos se encuentran en prisión provisional sin fianza. Además, los investigadores mantienen que "al menos tres de los investigados sabían que un lote etiquetado con fecha de 20 de diciembre de 2018 había dado positivo en listeria".

Hasta ahora lo que se sabía es que un laboratorio les había comunicado en febrero de este año que una muestra de carne mechada que habían mandado a analizar había dado positivo. De hecho, hace dos días, la mujer del gerente y responsable del plan de autocontrol, Encarnación Rodríguez, declaró ante la jueza instructora que en cuanto conocieron este positivo aplicaron "medidas correctoras" y limpiaron "con lejía" la nave y la maquinaria.

La investigación del Instituto Armado, en cambio, concluye que ya en un lote etiquetado el 20 de diciembre del año pasado se había encontrado la bacteria, casi ocho meses antes de que la Junta de Andalucía decretara la alerta sanitaria en agosto por un brote que ha dejado unos 200 afectados y tres personas fallecidas.

A pesar de conocer la presencia de listeria, los responsables de la empresa "no informaron a las autoridades competentes de este resultado" y "tampoco ha quedado acreditada la retirada de estos productos afectados, ni su destrucción", según un comunicado que ha difundido el Instituto Armado sobre la investigación realizada por el Seprona en coordinación con Europol.

Este primer lote sería la causa de varios episodios de intoxicación en la provincia de Huelva, aunque la alerta sanitaria se decretó en agosto en Sevilla. Allí el brote de intoxicación se produjo el 5 de agosto, aunque los primeros positivos no se detectaron hasta el 20 de agosto.

Además, los responsables de esta empresa ocultaron que elaboraban y envasaban productos de marca blanca para otra empresa, que ésta última comercializaba como propios.

Igualmente, ha indicado que uno de los aspectos fundamentales de la investigación ha sido el estudio realizado por personal técnico del Centro Nacional de Microbiología del Instituto Carlos III de Majadahonda (Madrid), sobre la cepa generadora del brote. Este informe vincula la cepa encontrada en las instalaciones investigadas con los productos elaborados y las 193 personas intoxicadas.

En este contexto, la Jefatura del Seprona participa como punto de contacto nacional dentro de la Red Europea de Fraude Alimentario, gestionada a nivel nacional por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. AMBITO INTERNACIONAL
La Guardia Civil tamibén ha indicado que aunque la actividad de las empresas investigadas se centraba en España, cuatro miembros de una familia alemana resultaron intoxicados, al igual que un ciudadano de nacionalidad inglesa que se encontraba en Francia, y ha añadido que al existir estas conexiones internacionales, han contado con la colaboración de Europol en los registros domiciliarios, así como en el análisis de las comunicaciones.

Ocho investigados, dos de ellos en prisión preventiva

En total hay ocho personas investigadas por estos hechos. Seis de ellas llegaron a ser detenidas, pero solo ingresaron en prisión provisional sin fianza dos de ellas por presuntos delitos contra la salud pública, tres homicidios por imprudencia grave, dos abortos y lesiones: el gerente de Magrudis, José Antonio Marín, y su hijo mayor, Sandro.

En el marco de la Operación Monocy, la Guardia Civil ha intervenido 17 toneladas de productos que están siendo incinerados en una cementera de Jerez de la Frontera, en Cádiz.

El bebé que murió en febrero por listeria tenía la misma cepa

El bebé de Écija (Sevilla) de tan sólo cinco días que murió en febrero de este año tenía la misma cepa de listeria que la carne mechada contaminada de Magrudis. Su madre afirma que toda su familia comió carne de La Mechá la Nochevieja de 2018. Eso provocó un nacimiento prematuro del bebé que acabó falleciendo el 2 de febrero de este año.

La Junta ha confirmado que este caso está pendiente de estudios epidemiológicos, que incluye hablar con la familia, porque podría significar la cuarta muerte asociada al brote; se habría producido siete meses y medio antes de la alerta sanitaria.

El padre del bebé del ha mostrado su "indignación" por el hecho de que, expone, "el portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, haya negado que es uno de los 185 afectados en los que la Consejería de Salud ha confirmado ya la vinculación con los productos de Magrudis". En unas declaraciones difundidas por la organización Facua-Consumidores en Acción, el padre ha afirmado que "no sabe qué intenta la Junta mintiendo y tergiversando", para incidir en que se encuentran "totalmente indignados porque a fecha de hoy ni siquiera se hayan tomado la molestia ni por parte de la Junta ni de la Consejería de Salud de llamarnos para decirnos que desgraciadamente nuestro hijo falleció a causa de Magrudis".

ES NOTICIA