Uso de Cookies

EN SAN FERNANDO

La mítica Venta de Vargas dedica un año al cantaor Manolo Caracol

Después de doce meses completos dedicados a la figura de Camarón  de la Isla, para este año 2013, desde la mítica Venta de Vargas de  San Fernando (Cádiz), se está elaborando un programa dedicado al  cantaor sevillano Manolo Caracol, muy asiduo a este establecimiento  gaditano, donde lo consideraban parte de la familia Vargas. Ahora  quieren rendir homenaje, en el 40 aniversario de su muerte, a uno de  los "símbolos del flamenco" con un nuevo ciclo de 'madrugas'  flamencas que se encargará de abrir en la noche del sábado el bailaor  Antonio Canales.

28/02/2013 Informativos CanalSur

Y es que, tal y como recuerda 'Lolo' Vargas en declaraciones a  Europa Press, a Caracol "le gustaba tanto Cádiz" que siempre recalaba  por la zona y por la Venta de Vargas, donde hizo mucha amistad con el  fundador de la Venta, Juan Vargas, al que consideraba parte de la  familia "llegando incluso a pasar temporadas". De hecho, recuerda  cómo en 1951, durante el rodaje de 'La niña de la venta' junto a Lola  Flores, establecieron "el cuartel general" en la Venta. "Aquí comían,  bebían y dormían", asegura. De hecho, la boda de la hija de Manolo  Caracol se celebró en 1961 en el patio de la Venta de Vargas, "donde  metieron hasta un piano de cola", bromea.

Al cumplirse ahora 40 años de su fallecimiento en un accidente de  tráfico, desde la Venta de Vargas, junto a los impulsores de la  revista dedicada al flamenco 'La Fragua', quieren rendir homenaje a  Caracol recuperando, por ejemplo, su mítico cante desde el balcón de  la Venta, que surgió a raíz de la pena de Juan Vargas tras la muerte  de su madre Catalina en 1972. "La noche del velatorio de su madre  vino Caracol y preguntó por Juan, que estaba en el piso de arriba  llorando desconsolado. Tras subir Caracol a verlo, al rato, retumbó  desde el balcón un cante por seguiriya, un cante que era como un  llanto, el de mayor pena que cantan los gitanos. Era Caracol  consolando a su gran amigo", detalla.

Con la intención de resucitar esta seguiriya y hacerla perdurar en  el tiempo, este año en Semana Santa el cantaor Joaquín de Sola, al  paso de la hermandad de 'Las tres caídas', rememorará el cante de  Caracol acompañado de una guitarra. Una iniciativa que quieren  convertir en tradición con el paso de los años.

Y es que Caracol era "toda una leyenda" en la Venta de Vargas,  según asegura el sobrino del fundador de este establecimiento en el  que dieron sus primeros pasos artistas y figuras del baile y del  cante como Camarón, al que Manolo Caracol conoció allí de pequeño,  con tan sólo ocho años.

"Cuenta mi tía que a Manolo no le gustó Camarón cuando lo conoció  de niño, porque decía que un gitano rubio no podía cantar. Con el  tiempo se fue rindiendo, hasta que una noche hubo un ajuste de  cuentas entre ambos y empezaron a cantar subiendo el traste de la  guitarra cada vez más alto, replicándose mutuamente, en presencia de  Fernando Quiñones o Paco de Lucía, entre otros. Cada vez cantaban en  un tono más alto, hasta que Camarón demostró quien era y Caracol le  dio la mano. Dicen que aquel fue el momento en el que Caracol entregó  el cetro del flamenco, la llave de oro del cante a Camarón",  recuerda.

Y para comenzar este homenaje, el próximo sábado otro sevillano,  "el maestro del baile flamenco", Antonio Canales, deleitará a los  asistentes con un espectáculo "de flamenco puro" preparado  especialmente para la Venta de Vargas, "donde no faltará la seguiriya  que tanto nos recordará a Caracol".