Tierra y mar

Aguas más transparentes para el regadío en Doñana

El cierre de pozos en el entorno de Doñana permite establecer una nueva comunidad de regantes que se abastece de aguas superficiales.

Tienes el programa completo en la página de Tierra y mar.

14 February 2021

Romualdo y su padre son agricultores de la nueva Comunidad de Regantes Fresno- Guadalquivir, en Lucena del Puerto, Huelva. Han conseguido agua superficial a cambio de agua subterránea y para ello han tenido que cerrar el pozo.

A partir de ahora a la finca de Romualdo llegará el agua de esta balsa que procede de la cuenca del Tinto - Odiel y Piedras. Con la nueva concesión de aguas superficiales se regaran 318 hectáreas de 150 agricultores de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir.

Estas salas de bombeo pertenecen a la comunidad de regantes El Fresno que ahora colabora para el mantenimiento de los nuevos comuneros del Guadalquivir. La clave ha sido la colaboración de todas las administraciones y los propios regantes.

Cerca de cinco hectómetros cúbicos de trasvase permiten a los agricultores seguir cultivando y ahora con todas las garantías.

Romualdo es una ejemplo de este ahorro de agua uno de las requerimientos para obtener la dotación. Los técnicos de la cooperativa y las empresas especializadas en sensorística de todo tipo juega ahora un papel fundamental.

Las certificaciones ambientales de eficiencia en el uso del agua y control de nutrientes de la nueva comunidad de regantes El Fresno - Guadalquivir están totalmente garantizadas.

La campaña de recolección de la fresa está a pleno rendimiento. Esta finca es otra de las pertenecientes a la nueva comunidad de regantes El Fresno- Guadalquivir. También ha cerrado su pozo.

Este es uno de los pozos cerrados recientemente. A partir de este momento al agricultor se le otorga una concesión de agua superficial.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir junto a técnicos de la propia comunidad de regantes levantan el acta del cierre del mismo.

Este proceso se inicia en el año 2018 cuando se realiza el cierre de 250 pozos y al mismo tiempo se otorgan derechos de agua para 496 hectáreas de riego superficial.

A esta cifra hay que unir los 170 pozos que se cierran en 2020 que permite la concesión de agua para 318 hectáreas más. Esta labor es una garantía frente a los mercados.

En todo este proceso la unión de los agricultores y sus propias inversiones en infraestructuras hidraúlicas han sido fundamentales para realizar este trasvase de agua entre dos cuencas hidrográfica El Tinto -Odiel - Piedras y el Guadalquivir. Continúa la campaña de la fresa a pleno rendimiento.